L.A. Confidential 04.03.10

 

Como en casa en ningún lado. Seguro que Phil Jackson estaría de acuerdo conmigo. Me pregunto si, por otro lado, Pau Gasol siente L.A. como su casa ya. Eso parece, acorde con la merecidísima extensión de contrato que ha firmado esta temporada.

Hagamos un pequeño ejercicio de memoria reciente. Los Angeles Lakers llevan llegando dos temporadas consecutivas a la final de la NBA, ganando solo la que tuvieron ventaja de campo. Actualmente, presentan un balance nada malo de (46-15), de hecho el segundo mejor de la Liga tras los Cavs.

Pero si vemos en detalle el balance de partidos jugados en casa y fuera hasta el momento nos daremos cuenta que de los 61 partidos disputados, 34 han sido en el Staples Center y 27 fuera. Seguro que se entiende mejor lo que quiero decir si lo explico al revés: de los 21 partidos que le quedan a Pau y sus Lakers en esta fase regular, tiene que jugar el doble fuera que en L.A. (14 y 7, respectivamente).

El dato no dejaría de ser estadístico, a no ser que la realidad superara a las cifras, pues 10 de las 15 derrotas de los Lakers han llegado fuera de Los Angeles en lo que va de campaña. Y además, tiene pendiente visitar canchas tan complicadas como Miami, Orlando, Phoenix, San Antonio, Oklahoma, Houston, Atlanta o Denver; todos equipos que en esta recta final de regular season luchan por cosas importantes, como posibles cruces o ventajas de campo; y donde no en un día malo, sino en uno regular, sumas una derrota más.

Como comenté en el post anterior, los Mavericks vienen empujando fuerte, y los Nuggets no van a amilanarse ante nadie a estas alturas, con los serios problemas de salud de George Karl como motivación extra.

Así que convendría ganar en, como mínimo, 5 de esas 8 complicadas citas fuera de L.A. para asegurarse el primer puesto de la Conferencia Oeste. No va a ser tarea fácil, porque además deben afrontar todavía 4 back to backs (2 partidos en 2 días) lejos del Staples, y ya sabemos que justamente eso es lo que cansa más a los jugadores: por ejemplo, como realmente sucederá, juegas de noche en Miami, coges el avión, llegas al hotel de Charlotte muy de madrugada, y al despertarte partido. O Oackland – Sacramento, o Oklahoma – Houston, o hasta Denver – Minnesota. Y todo ello, con cambios horarios entremedio.

Pero si los Cavs (a pesar de la lesión de O’Neal) siguen como aparentan, y nada hace pensar lo contrario con un LeBron candidato sólido de nuevo al MVP, toda esta paliza solo servirá para tener ventaja de campo hasta la posible Final, a la que de corazón espero que lleguen de nuevo los Lakers. Y ya se ha comentado que en estos 2 últimos ejercicios, solo ha habido anillo cuando ha habido ventaja de campo.

De todas formas, y llegado el caso, el duelo LeBron-Kobe en la pista y fuera de ella (seguro que en Nike ya se están frotando las manos…), y el hecho de que el de Akron pueda dejar al equipo de su estado con el Larry O’Brien trophy en sus vitrinas por fin, lo eclipsaría todo. Todo. Incluso este humilde post. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s