When The Answer Is: Thanks 09.03.10

 

Voy a ponerme de pie por primera vez para escribir este post.

Os dije hace unos días que os debía (me debía… le debemos!) unas palabras sobre Allen Iverson. En concreto hablaba de que quería escribir sobre lo triste que me pone el final de esta superestrella, con todas las espantadas de esta temporada y su aparente falta de implicación (problemas extradeportivos, ahora muchos, a parte). Llevo días pensando en ello, y he decidido cambiar el prisma del post. Voy a hablar en positivo de A.I. por todo el amor, calidad y la pasión que ha dado a esta nuestra Liga.

Hablemos primero de números: 2 años bajo el estricto código de conducta y juego de la Universidad de Georgetown y 22.7ppg, 4.6apg y 3.3 rbpg, así como máximo anotador de la historia de los Hoyas. #1 de Draft del 96 (el de Marbury, Ray Allen, Kobe, Nash, J. O’Neal, Ilgauskas, Stojakovic… quizá el mejor draft de la historia, junto con el del ’84 y el de ’03), Rookie del Año en 1997, MVP del Rookie Challenge ’97, MVP de la temporada 00-01, 2 veces MVP del All-Star Game (’01 y ’05), 4 veces máximo anotador de la NBA, 3 veces en el mejor quinteto, 10 veces All-Star, primer jugador desde Michael Jordan en promediar más de 30ppg en una temporada (00-01), una final NBA (perdida ante Lakers, en 2001)… y lo que más impone para mi: 13 años en la elite máxima de la Liga, 17º en la lista de anotadores de todos los tiempos de la NBA (solo superado por Shaq y Kobe en cuanto a jugadores en activo) y 6º en la lista de puntos por partido de todos los tiempos de la NBA (solo superado por LeBron en cuanto a jugadores en activo) con una media de 26,7 ppg en toda su carrera. Todo ello, con poco más de 1’80m y 75kgs, en un mundo donde ser fuerte y fibrado te da superioridad. Asombroso.

Pero quedémonos con las sensaciones: fue el jugador más mediático baloncestísticamente hablando durante muchos años en la NBA, el primer “heredero” de Jordan (después vendrían otros… pero nunca le plantaron cara como sí hizo The Answer), su liderazgo, su fe, su actitud en la cancha, la competitividad, el manejo de balón con ambas manos, la rapidez, el bote, su salto, su rápida suspensión, ese primer paso y sobretodo, su seña de identidad: su crossover imparable; seguro que el mejor crossover de la historia de la NBA.

Me quedo con esto > 1997, en su año de rookie, aclarado y uno contra uno contra Jordan, el más grande en sus mejores años. A.I. hace esto:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s