Un Perfecto Desconocido

 

Con el criterio utilizado por la NBA de designación del mejor defensor del año bien claro, esta madrugada se ha nombrado a Scott Brooks, técnico de Oklahoma City Thunder, Coach Of The Year. Sobre este premio, la Liga también es muy transparente, pues suele decantarse por entrenadores de franquicias muy mejoradas de un año a otro, más que por aquellos entrenadores ya consagrados, de los mejores equipos o con un balance victorias / derrotas más elevado. Sirva de ejemplo apuntar que Phil Jackson (Lakers), con diez anillos en su palmarés, ha logrado el reconocimiento solo en una ocasión (1996, con los Bulls).

Siguiendo este baremo, la elección de Brooks parece absolutamente coherente. Oklahoma City terminó la regular season del año pasado con un lamentable balance de 23 – 59. El 50 – 32 de esta campaña ha dejado boquiabiertos a todos los analistas de la NBA y ha aupado a Brooks a un premio totalmente merecido. Basándonos en el criterio antes comentado, aspiraban también al reconocimiento, coaches como Scott Skiles (Bucks), Larry Brown (Bobcats) o, para mi junto con Brooks el que más lo merecía, Lionel Hollins (Grizzlies). Pero en este sentido, aunque los Bucks presentan un balance de +12 victorias de la pasada temporada regular a ésta, los Bobcats de +9 y los Grizzlies de +16, ninguno llega al magnífico registro de los Thunder (+27).

Pero… quién es Scott Brooks? Seguro que a partir de hoy mucho más conocido, pero resulta curioso observar que, hasta ayer mismo, Brooks era seguramente más conocido en la NBA como exjugador que como entrenador. Y ya no digamos entre la opinión general en todo el mundo. En una encuesta imaginaria, hubiéramos constatado como, a pesar de ser los Thunder uno de los equipos más en boca de los seguidores de la Liga este año, nadie conoce a su entrenador.

Éste es Scott Brooks. Aquí durante un tiempo muerto

Californiano de nacimiento (su fisonomía no deja lugar a dudas), Scott Brooks (44 años) es de esas personas que lleva toda su vida vinculada al baloncesto. Con más de 10 años de experiencia como jugador de la NBA (76ers, Wolves, Rockets, Mavs, Knicks y Cavs), su nivel en pista (así como su altura) probablemente nunca fue de su propio agrado. Base blanco tirador nato, llegó a su cenit en 1994 cuando siendo miembro del roster de los Houston Rockets, se proclamó campeón de la NBA junto con Cassell, Horry, Olajuwon o Smith, saliendo desde el banquillo, en una épica final (4 – 3) ante New York Knicks (grrrrrr!).

Aquellos maravillosos años. El pasado siempre vuelve

Pero su “don” estaba en los banquillos. Assistant coach en Denver (dice de George Karl que fue su gran mentor), Sacramento y la misma Oklahoma, a solo 13 partidos del final de la (nefasta) regular season de año pasado, Brooks fue nombrado entrenador interino de los Thunder. 13 partidos después, con la temporada regular finalizada, la franquicia ya le nombró primer entrenador a todos los efectos; decisión más que acertada visto ahora, un año después.

Las cualidades de Scott Brooks como coach esta temporada van más allá de las 50 victorias logradas por los suyos en la (dificilísima) Conferencia Oeste. Hablan de haber formado un equipo maduro a pesar de la extrema juventud de sus integrantes, de haber sabido rodear a su gran estrella (Kevin Durant) de jugadores que no solo le pasan balones sino que son opciones reales de canasta cuando el #35 está bien defendido, de ganarse en solo una temporada el respeto de todos los analistas y, sobretodo, hablan de la sensación que lo de los Thunder solo acaba de empezar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s