No Hay Manera

 

La frustración es la primera forma de admitir un imposible y dicen los deportistas a menudo que nada es imposible en el deporte profesional. Pero qué sentimiento puede invadir el corazón de un aficionado de Utah Jazz que no sea la frustración ahora mismo? Los datos no dan para más: Con ésta, 16 derrotas seguidas de los Jazz en el Staples Center (8 en playoffs) y tercera post-temporada consecutiva en la que Los Angeles se pone 2 – 0 en su eliminatoria ante Utah. Siempre hay motivos para la fe y la esperanza, como que en los playoffs de 2008 y 2009, después del 2 – 0 inicial, vino victoria de los Jazz. Pero quizá, viendo a estos Lakers, la dinámica varíe en el crucial Game 3 a jugar en Salt Lake City el próximo sábado.

Frustración también en el gesto (y en el juego) de Deron Williams, esta pasada madrugada en el Staples Center

Resulta que, como ya dijimos en este foro, los Lakers se han reencontrado con sí mismos tras el susto ante Oklahoma en la primera serie. Ganan, y ganan mejor. En ataque, Kobe siente confianza y busca siempre la mejor opción de juego (30 puntos y 8 asistencias en el Game 2); Pau (22 puntos, 15 rebotes) se convence a cada partido que pasa que su rol ya va en consonancia con sus espectaculares números noche tras noche y, como estrella que es, aporta más cuando más pide el partido (estadísticas en regular season: 18.3ppg, 11.3rpg, 3.4apg y 1.7bpg, en playoffs: 19.4ppg, 12.5rpg, 3.5apg y 1.9bpg… todas mejores); y Bynum, sobre el que había dudas hace solo 3 semanas y que sigue jugando “con solo una pierna”, ya realiza partidos (17 puntos, 14 rebotes, 4 tapones) que le convierten en lo que se espera que sea, el center del equipo campeón.

Y en defensa, las cosas están por fin donde Phil Jackson espera que estén y donde Jerry Buss, propietario de Los Angeles Lakers, anhelaba que estuvieran cuando fichó a Ron Artest el verano pasado. Artest está anulando a D-Will y, en consecuencia, degradando las opciones de Utah de fluir en ataque. El sensacional base de los Jazz solo ha anotado 15 puntos en el Game 2, con un pírrico 25.0% de acierto en tiros de campo, cuando, en la serie ante Nuggets promedió 25.8ppg y un 49.4% en tiros. Ron Artest se autoinculpa por esta situación, para bien de los Lakers. Pero además, anota 16 puntos esta pasada madrugada.

Celebrities o no, los fans de Lakers se muestran por fin entusiasmados con el comportamiento de Ron Artest durante el Game 2 de la serie ante Utah Jazz

Puede que, como de costumbre, la atmósfera y la presión que ejercen los fans del Energy Solutions Arena sobre los rivales (y sobre los árbitros) lleven a Utah a ganar alguno de los dos partidos que ahora allí se disputan; pero si la consistencia y el reparto de protagonismo de los de Phil Jackson sigue como hasta ahora, y Kobe sigue haciendo de Kobe, será imposible que la serie vuelva a L.A. empatada a dos victorias. Lo sabe bien Jerry Sloan, perpetuo coach de los Jazz, cuando habla de Kobe tras el Game 2: “Cuando juegas contra él, no te gusta, pero debes acabar admirando todo lo que hace”. A esto le llamo yo frustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s