Deporte Politizado, Abstenerse

 

La noticia debería ser que la victoria 110 – 102 de los Suns sobre los Spurs les coloca 2 – 0 en las semifinales de la Conferencia Oeste que les enfrenta. Debería incluir que solo Tim Duncan (29 puntos, 10 rebotes) ha estado al nivel en San Antonio, que el trabajo del incansable veterano Grant Hill (18 puntos, pero lo que más vale, anular en defensa a Manu Ginobili), los triples del mejor pívot tirador, Channing Frye (5 de 6 desde fuera de la línea de tres puntos), y la consistencia de Nash, Richardson y Stoudemire (61 puntos entre los tres) ponen en franca ventaja a Phoenix en la eliminatoria. Deberá hablar la noticia que los Suns han conseguido lo que debiera haber logrado Dallas en la primera serie de playoffs, y que estos Suns, sin jugar del todo fluido como esta pasada madrugada y a diferencia de otros años, gozan de una inercia y una fuerza interior que les permite ganar partidos importantes aún sin merecerlo claramente.

Pero no. Un hecho, que nada tiene que ver con el deporte, ha monopolizado el pre-partido y el devenir del Game 2 en sí. El pasado fin de semana, más de 400.000 personas se manifestaron en Los Angeles a favor de los inmigrantes en Estados Unidos. El motivo no es otro que  la aprobación a finales de Abril, por parte de la corte suprema del estado de Arizona (del que Phoenix es la ciudad más importante), de la Ley sobre Inmigración más dura vigente en el país. Según ella, se debe identificar, procesar y deportar a los inmigrantes ilegales presentes en el estado de Arizona. Sobra comentar la importancia histórica (y actual) de los inmigrantes en la creación, el desarrollo y la conversión en primera potencia mundial de los Estados Unidos de América. Pero este no es el foro para analizar esto.

Sí lo es para denunciar la actitud de Phoenix Suns, San Antonio Spurs y la NBA ante esta situación. El propietario de los Suns, Robert Sarver, aprovechó la ocasión para hacer lucir a su franquicia, en el Game 2 de esta pasada madrugada, la indumentaria de “Los Suns”, que solo se usa una semana al año (la semana de la “Noche Latina”, ver post “Noches Latinas” de este mismo blog). El pretexto de Robert Sarver es “honrar a nuestra comunidad latina y la diversidad de nuestra Liga, del estado de Arizona y de nuestra nación”. Muy bonito, pero completamente inapropiado.

Imagen del base de “Los Suns” de esta pasada madrugada, y de un aficionado mexicano de Phoenix mostrando el orgullo de ser inmigrante en EEUU, a través de la bandera de su país

Lo peor es que todos (jugadores, entrenadores y hasta el comisionado de la NBA, David Stern) han considerado apropiada la iniciativa de Robert Sarver. Bien, pase por “apropiada” la iniciativa, pero nunca en el deporte. Estoy absolutamente en contra de utilizar el deporte como medio de transmisión, comunicación y amplificación de causas políticas. Y si es así, porqué ésta y no otras causas como la educación, la cobertura sanitaria o el medio ambiente, tan vigentes en Estados Unidos? Esto se llama agravio comparativo, se llama politización del deporte, y se llama ir en contra del espíritu del concepto “deporte” en sí. Vergüenza ajena, y propia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s