LeBronfidence

 

Esto sí es una (gran) sorpresa. El candidato #1 al anillo según todos los analistas, Cleveland Cavaliers, está a un paso de una prematura eliminación en la segunda ronda de estos playoffs ante Boston Celtics. De producirse, la palabra fracaso se va a quedar muy corta para describir lo sucedido, viendo las expectativas creadas durante la regular season por el equipo de Ohio. Una cosa está clara al menos ahora, el Game 6, que se juega la madrugada del jueves al viernes en Boston, es el partido más importante de la historia de la franquicia de los Cavs. Y de la ciudad de Cleveland, que no tiene a un campeón de un deporte profesional americano desde 1964.

La abultada derrota de esta pasada madrugada de Cleveland en casa (88 – 120) puede leerse desde dos puntos de vista que, combinados entre sí, explican a las claras lo que ha sucedido. Para honrar al campeón de la batalla del Game 5, empezaremos por el lado de los Boston Celtics. Partido perfecto de los verdes, inmaculado. Con mucha más pasión, esfuerzo y juego en equipo (las tres claves del título de Boston en 2008) que los Cavs, los Celtics han logrado nada menos que la victoria más amplia (+32) de la historia de la NBA en un quinto partido con la eliminatoria empatada a dos victorias (el anterior registro lo tenían los Lakers, que derrotaron por 30 puntos de diferencia a los Wolves en el Game 5 de su eliminatoria de playoffs en 2003). Con Rajon Rondo comiendo aparte, la aparición del hasta ahora nulo Paul Pierce (21 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias; y lo que más cuenta, secando en defensa a LeBron, nada menos) ha reactivado al Big Three en su conjunto. La comparativa de la aportación entre Allen, Pierce y Garnett en el Game 5 (64 puntos, 20 rebotes y 12 asistencias) está muy lejos de la pobre aportación entre los tres en los cuatros primeros encuentros (45.3ppg, 14.0rpg y 6.5apg). A eso hay que añadir mucho mejores porcentajes de tiro (Allen, 6 de 9 en triples en el Game 5) y una actitud que inevitablemente lleva a recordar a la de hace dos veranos, cuando acabaron conquistando el anillo.

Piensa en verde. Por fin, el espíritu de 2008

Y por el lado de Cleveland, todo mal. Malas decisiones mirando a canasta (41.2% en tiros de campo), mala defensa (70 puntos concedidos en la segunda mitad del encuentro), poca reacción técnica desde el banquillo, absentes Mo Williams y Antawn Jamison (éste segundo, con cero tiros libres intentados, lamentable para un power-forward de su nivel)… y, por encima de todo lo demás, el mal partido de LeBron James. Con 3 de 14 en tiros de campo, King James puede que haya firmado su peor partido en post-temporada desde que llegó a la Liga en 2003. Claramente diezmado en su codo derecho, James deja en el boxscore un inadmisible –22 en su balance +/- en los 41 minutos que ha estado en pista, anotando “solo” 15 puntos (9 desde la linea de personal).

Qué me pasa, Doctor?” Último partido en Cleveland?

Charles Barkley tiene tanto de exleyenda de la NBA como de bocazas en sus labores de “analista” (dice en su contrato, aunque debería decir “clown”) para la cadena norteamericana TNT. Después del partido se mostró (sic) “100% decepcionado con la mentalidad de LeBron James en este Game 5”. Yo no voy a dar a los Cleveland Cavaliers por muertos, todavía. Y muchísimo menos, al MVP de la regular season y mejor jugador de la NBA sin discusión. Es el momento adecuado para que LeBron James cierre bocas como la de Barkley. Se le puede pedir, se le debe exigir, que demuestre (de nuevo) lo jugador que es e iguale la eliminatoria. Capacidad le sobra y de fortaleza mental, en contra de lo que dicen los que ahora ruinmente le critican, se basta.

Cuando Cleveland quede eliminado por Boston, diremos que, por segundo año consecutivo, los Cavs han subido a lo más alto para caer hasta lo más bajo (en mis Knicks ya se están frotando las manos). Si eso no sucede, alabaremos a LeBron y donaremos algún que otro dólar para la causa de comprarle un buen bozal a Charles Barkley para que deje de ladrar. Y seguiremos disfrutando del mejor jugador de la Liga, al más alto nivel. Aviso para navegantes: voy a ser el último en dejar de confiar en LeBron James. Hoy más que ayer, LeBronfidence. 

2 respuestas a LeBronfidence

  1. guille41 dice:

    Sin duda tengo muy claro que un buen aficionado knickerbocker como tu está ansioso por una victoria verde… Así LeBron tendrá más opciones de recalar en Nueva York si se quedán otra vex fuera de la carrera hacía el título…

    Saludos compañero

    • Dios te oiga Guille! Como me conoces…
      Mira, sinceramente me gustaría ver un LeBron v Kobe en las Finales… pero no si esto significa que James se pudiera quedar en Cavs.
      Si supiera rezar, lo haría por una victoria de los Celtics. Estoy tan emocionado con el tema, que voy a ver si puedo colgar hoy un post sobre esto.
      Saludos y fuerza para vuestro blog!
      PD: Échale un vistazo a los muchos blogs (en Blogroll NBA) y enlaces nuevos que he puesto en mi blog. Algunos están muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s