Duelo Al Sol

 

Con algunos altibajos, década a década, Los Angeles Lakers han estado siempre más o menos presentes en la lucha por el Oeste desde la fundación de la NBA allá por 1946. Pero quizá sorprenda saber que, Boston Celtics a parte, el equipo que más veces se ha enfrentado en playoffs a Los Angeles no es otro que Phoenix Suns. Esta próxima madrugada empiezan las Finales del Western. El Staples Center de Los Angeles acogerá el 57º partido de playoffs entre los de California y los de Arizona. Una rivalidad que ya viene de lejos y que cae muy cerca. Considerando el clima de ambos estados, un duelo al sol.

Pero no solo comparten unos y otros las altas temperaturas durante todo el año. Comparten frontera entre estados. Solo 548 kms (algo menos que la distancia entre Barcelona y Madrid) separan a las dos ciudades, por lo que la rivalidad, por motivos obvios, se acrecenta generación tras generación. Esta relativa proximidad les hace, además, compartir División (la Pacific); así que, a cuatro partidos por temporada (esta última regular season, balance 3 – 1 para Lakers) con 42 años de coexistencia de ambas franquicias en la NBA (Los Lakers nacieron en 1948 mientras que los Suns 20 años después), y añadiendo esos 56 (hasta ahora) partidos de post-temporada; nos vamos a más de 220 partidos entre Los Angeles y Phoenix. Muchas cosas pasadas, muchas por pasar.

Kobe Bryant y Steve Nash en una acción de juego, esta misma temporada

Curiosamente, una de las más recientes tubo una importancia crucial para el devenir de, quizá, el jugador más importante de la NBA en los últimos 15 años. “Necesitamos hacer algo y necesitamos hacerlo ahora”. Son palabras a los medios de Kobe Bryant en Abril de 2007, tras la eliminación, por segundo año consecutivo, de Los Angeles Lakers en manos de los Phoenix Suns en primera ronda de playoffs. Algo intolerable para un competidor como Kobe, que, tras aquello, llegó a pedir públicamente el traspaso a otra franquicia no hace tanto, en Diciembre de 2007, viendo que el barco que él comandaba seguía a la deriva. Con Mitch Kupchak (GM de Lakers) entre las cuerdas, su decisión cambió el parecer que Kobe tenía de él para siempre: no solo no le traspasarían, sino que “robarían” a Pau Gasol a los Grizzlies minutos antes de cerrarse la fecha de los posibles canjes durante la temporada. Era el 1 de Febrero de 2008. Desde entonces, dos finales (y un anillo) de dos posibles… y camino de la tercera. Preguntado al respecto antes de empezar estas apasionantes Finales de la Conferencia Oeste, Bryant responde seguro: no ha olvidado lo sucedido en 2006 y 2007 y su motivación es máxima. Tiemblan los cactus de Arizona. Además, ahora tiene mucho mejor equipo a su lado, y su dúo con Gasol funciona mejor que nunca.

No andan faltos de motivación los Suns tampoco, para nada. Un dato bastaría para verlo: Steve Nash es el jugador que posee el record histórico en la NBA de ser el que más partidos de playoffs ha disputado (112) sin poder acceder jamás a una Final. Así que poder ofrecerle esta (última?) oportunidad de jugar por el anillo al sensacional base canadiense de los Suns sería lo más deseado por una gran parte de los amantes de este deporte, al que tanto ha dado Nash en sus más de 36 años. Pero nadie lo desea más que él y sus compañeros, este año sí preparados mentalmente para grandes retos y con la confianza en sí mismos que otros años se dejaron en el camino. Con un roster tan variado y tan versátil, si Alvin Gentry sabe sacar la mejor de las características de cada integrante de la plantilla en el momento adecuado, quizá el sueño de Nash pueda hacerse realidad, a la vez que se mantenga la pesadilla de Kobe con los Suns. De las manos de Nash saldrán y en las de Stoudemire, Richardson, Hill (un verdadero placer encontrarse a Grant Hill a estas alturas de la temporada), Dudley, Frye, Dragic y Barbosa reposarán las opciones de Phoenix de llegar a unas Finales que no alcanzan desde 1993.

Ya no importa ni el estado físico de Robin López o Andrew Bynum, ni como esté el dedo o el tobillo de Kobe, ni que Nash parezca más un jugador de hockey (deporte #1 en su Canada natal) con ese ojo tan morado que uno de baloncesto. Hasta aquí se ha llegado y son los que están. Y de entre los que están, dos de los más grandes. Steve Nash y Kobe Bryant. Kobe Bryant y Steve Nash. Ellos, como Los Angeles y Phoenix, comparten All-Stars, MVPs, amor al baloncesto, pasión por el soccer y la pertenencia a uno de los tres mejores Drafts de la historia de la NBA, el de 1996. Solo falta ya que lleguen las celebrities, que Jack Nicholson se siente en su silla a pie de pista y que Andrew Bynum y Amar’e Stoudemire luchen por el salto inicial. Empieza el duelo al sol. 

Junio de 1996. Steve Nash recién elegido por los Phoenix Suns en el #15 de Draft. En el #13, por Charlotte Hornets, Kobe Bryant. El canadiense acepta de buen grado críticas a su corbata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s