La Indigna Historia Del Frío Dinero Ruso

 

Algo está cambiando, también en la NBA. La semana pasada, y aunque el devenir diario de los playoffs hizo que quedara en segundo plano, se abrió un precedente histórico en uno de los grandes pilares que sustentan este gran negocio llamado National Basketball Association: la propiedad de las franquicias. David Stern, Comisionado de la Liga, aprobó la compra de los New Jersey Nets (el peor equipo de la pasada regular season) por parte del magnate ruso, Mikhail Prokhorov. Más que aprobar, sería más correcto decir claudicar. Concretamente, Prokhorov ha adquirido el 80% de la propiedad de la franquicia y el 45% de la propiedad del faraónico proyecto de construcción de un nuevo pabellón para los Nets (que se estima estará terminado en 2013) que acabará con el traslado de la hasta ahora franquicia de New Jersey al barrio de Brooklyn, en NY, con lo que la ciudad de los rascacielos tendrá dos franquicias NBA.

A parte de pasar a la historia por ser el primer inversor mayoritario no norteamericano de una franquicia NBA, quién es Mikhail Prokhorov? Aquí va una pequeña biografía: Ruso y humillantemente multibillonario. Hasta aquí su pequeña biografía. Con lo que a uno le ha costado aprender que el dinero en incontables cantidades primero venía del petróleo y después del gas, resulta que ahora tocará entender que puedes hacerte rico a través del níquel. Si, aquel símbolo (Ni) de la tabla de elementos químicos. Pues resulta que con él se hacen (en parte) las monedas. Buen negocio entonces si el níquel abunda en tu tierra, lo consigues barato y lo vendes caro a los estados. Visionario como todos los “nuevos ricos”, Prokhorov (de solo 44 años) vendió una enorme cantidad de activos inmobiliarios y bancarios que poseía, justo antes del inicio de la crisis global en la que nos encontramos. Se calcula que su fortuna asciende a 14.100 millones de $. Da igual cuánto sea eso exactamente, parece mucho.

Este es el tipo, en la rueda de prensa convocada anteayer en el Four Seasons Hotel de NY, explicando su proyecto para los Nets

Amigo de Roman Abramovich (Dios los cría, y ellos se juntan), Prokhorov puede presumir también de ser el propietario de la mansión más cara del mundo: Villa Leopoldo, en Francia, adquirida en 2008 por 300 millones de $. Qué son 300 cuando tienes 14.100? Pues podría equivaler a comprarnos unos vaqueros para nosotros, como analogía aproximada. De lo que no presumirá Prokhorov es de sus sospechosos (y muy rentables) negocios que mantiene con Zimbabwe, pese al régimen inhumano de su Jefe de Estado, Robert Mugabe. “Pero qué más da!”, debió pensar el impoluto David Stern, “lleva consigo toneladas de billetes frescos y ganas de invertir, no? Pues alfombra roja”. Lamentable lo del Comisionado.

Es evidente que a alguien con tantísimos recursos económicos como Mikhail Prokhorov tanto le da invertir en una franquicia NBA como en una granja de caballos pura sangre, por decir algo, mientras la rentabilidad sea alta y no muy lejana. Por ello la Liga ha roto el molde de lo éticamente permisible, sentando un precedente que puede hacer que algunos de los propietarios de otras franquicias subasten sus acciones al mejor postor (venga de Rusia, de Qatar o de Japón) más pronto que tarde. Ojalá esto jamás se convierta en el Gran Bazar de Istambul, pero si la NBA no quiere perder la identidad por la que se la identifica en todo el globo, debería andarse con mucho más ojo. Porque hay que estar muy ciego para no darse cuenta que el objetivo de Prokhorov a corto término ya está conseguido: la entrada por la puerta grande (quizá salida por la de atrás) en el mercado USA, donde, a partir de ahora, muchas más puertas se abrirán.

Lo que también está claro es que Prokhorov sabe tanto de baloncesto y NBA como yo de física cuántica. Si seguro que cree que Brook López, Devin Harris o Chris Douglas-Roberts son algunos de sus inversores. Es una vergüenza. Primera decisión, cargarse a Kiki Vandeweghe (que de baloncesto sabe un rato) como GM de los Nets. Aquí mando yo, que para algo soy el que paga. El muy iluso piense quizá que se pueda traer a LeBron James con él en esta loca aventura. Lo que ya ha pensado y además ha declarado en su primera rueda de prensa con los medios deja muy a las claras su cultura y nivel general NBA. Son palabras textuales: “We will turn Knicks fans into Nets fans”. Ahí queda eso. Como muy bien recuerda Chris Sheridan (ESPN Insider), antes de comprar a los Nets quiso comprar a los Knicks. Con eso está todo dicho.

PD: No todo son malas noticias. Los Philadelphia 76ers han recibido dos de buenas en las últimas 48 horas. La primera, la elección #2 del Draft de 2010 (Evan Turner, por favor), y la segunda, el fichaje de Doug Collins como coach para los cuatro próximos años. Como jugador, #1 del Draft de 1973 (elegido por Sixers, precisamente, donde triunfó en sus primeras 8 campañas); y como entrenador, pregunten a Phil Jackson (fiel ayudante de Collins en Chicago antes de tomar el mando) o a Michael Jordan (que lo tuvo de entrenador en los Bulls del ’86 al ’89, y por el que volvió a las pistas en Washington Wizards en 2001) cuál ha sido su referente.

Casi tan buen analista televisivo (en la TNT desde 2003) como entrenador de basket, la vuelta de Doug Collins (aquí, en su presentación con los Bulls en 1986) a los banquillos es una gran noticia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s