Kobe: Más Y Mejor, Si Cabe

 

En Galicia se vive bien y se come mejor. Los novios ya están casados y la resaca va superándose, pero la angustia de este parón de dos días en el seguimiento de lo que ocurre en estos apasionantes playoffs hace que uno vuelva con más fuerza todavía. Mientras tanto, la Final entre Lakers y Celtics es ya un hecho. Debemos celebrarlo. Boston dominó el Game 6 de principio a fin porque su mentalidad y experiencia avasallan a los Magic en los momentos cumbre. Solo la ajustada victoria de Orlando en la prórroga en el Game 4 llevó la serie a 6 partidos, maquillando una eliminatoria en la que los C’s han sido netamente superiores. La aparición de Nate Robinson (13 puntos en 9 minutos del segundo cuarto), cuando una mala caída de Rajon Rondo parecía dejarle fuera, fue la clave de la victoria. Bienvenidos los Celtics a su 21º aparición en La Finales. El clásico está servido y las TV satisfechas, pues se auguran audiencias muy por encima de la media de las obtenidas en la última década. Felicidades bostonianos.

Si no lo veo, no lo creo. Y como también me perdí el buzzer beater de Ron Artest en el Game 5 de las Finales de la Conferencia Oeste, me cuesta creer que un jugador que ha dado tan poco en su etapa en esta franquicia haya conseguido el game winner que metía a Los Angeles a solo un paso de repetir presencia en las Finales, por tercer año consecutivo. Una de cal y una de arena, esa es la constante en la carrera de Artest en la NBA. Sirvan como ejemplo sus tres últimos días: Primero, dos tiros decisivos fallados (estando solo) del #37 de Lakers. Seguido, la canasta decisiva, quizá la más importante de su carrera. Luego, 30 minutos de injustificable retraso en el entrenamiento posterior al Game 5, para, finalmente, el mejor partido (el Game 6) de Artest desde que está con los angelinos. Una montaña rusa que seguro dejará insatisfecho al exigente Phil Jackson, aunque seguro que el debate ahora quede en un segundo plano, ante la importancia de lo que está por venir: la posibilidad de back to back de los Lakers, un  segundo anillo para Pau, el quinto para Kobe, el undécimo para el Maestro Zen, el decimosexto para la franquicia… y, porque no, el primero de Ron Artest. Antes, sin embargo, debían liquidar a los muy meritorios Suns en el Game 6 disputado esta pasada madrugada en el US Airways Center de Phoenix.

Fans de los Suns movilizados en masa para animar a los suyos y manteniendo más viva que nunca la mayor rivalidad que existe en la Conferencia Oeste. John McCain, ex gobernador del estado de Arizona y ex candidato por el partido republicano a la presidencia del país, y su esposa, dispuestos a animar al equipo de su corazón

Y así ha sido, para bien de la igualdad (en materia de descanso de Lakers y Celtics) de las Finales. Derrota honrosa de Phoenix en casa (103 – 111) que pone el 4 – 2 final a la serie y que les deja a las puertas, una vez más, del último escalón al título. Otro año será, o quizá no. Pero los de Alvin Gentry merecen una mención destacada en los libros que reflejen el devenir de una temporada excelente para ellos. Los Lakers, por su parte, siguen a lo suyo. Su inconsistencia en algunos tramos finales de los partidos que normalmente tienen controlados era al principio un mal síntoma que acompañaba al equipo. Ahora, parece que ésta ya convive mutada con la franquicia, incluso que forma una simbiosis que los resultados de estos últimos tres años se encargan de determinar como muy positiva. También ha sucedido esta madrugada, pero la victoria y el pase han volado para California. Si Pau Gasol es quien se está llevando todos los merecidos aplausos por parte de todos en estos playoffs (entre otras muchas cosas, grandes defensas,  excelentes números en ataque y un palmeo suyo que derrotó a unos Thunder que se creyeron que podían), es Ron Artest quien se ha erigido como escudero de lujo de Kobe en este definitivo Game 6: 41 minutos y 25 puntos, con 10 de 16 en tiros de campo (4 de 7 en triples). Si Ron Artest, la única pieza del cinco angelino que no engrasa del todo bien con el motor que maneja Phil Jackson, sigue a este nivel, no va a haber demasiada final.

Y luego esta Kobe Bryant. Cuesta encontrar palabras a la altura de sus actuaciones en esta serie. No hay mayor ganador que el escolta de los Lakers, actualmente en la NBA. Después del sweep de Lakers a Jazz de esta segunda ronda de post-temporada, Bryant, interrogado sobre su próximo rival en las Finales de la Conferencia Oeste, dijo que no olvidaba lo sucedido en 2006 y 2007, dónde los Suns eliminaron a los Lakers en primera ronda de playoffs y hundieron a la franquicia de California en un oscuro túnel del que solo la llegada de Gasol les sacó. Su venganza: 33.7ppg, 8.3apg y 7.2rpg de media en la serie contra Phoenix. Números éstos tan asombrosos como reales, más que “LeBronianos” y solo al alcance de un jugador que ya no se contenta con intentar igualar a Michael Jordan en el palmarés, sino incluso en su actitud y acierto en los momentos más complicados y de más responsabilidad. Algo esto último, mucho más difícil. Porque, como solo ha sucedido con MJ, el % de tiro de Kobe aumenta cuando más decisivo es el tiro.

Tan bello y plástico como efectivo. Bryant, historia viva de la NBA

Los 37 puntos de Kobe Bryant en este Game 6 hablan por sí solos. Pero el temor que su espíritu competitivo y su calidad generan en el adversario es un input de mucho más valor, pues nunca se puede dar el partido por terminado si Kobe tiene opción a decir la última palabra. Otra demostración, los 9 puntos del #24 en los últimos 2 minutos de este Game 6, cuando Lakers veían amenazada la victoria que tan efectivamente habían generado durante la mayor parte del encuentro como fácilmente se habían dejado remontar al final. No os asustéis, amigos bostonianos, pero Bryant ha anotado más de 30 puntos en 5 de los 6 partidos de las Finales de Conferencia. Con el de hoy, Kobe ya ha anotado 30 o más puntos en 75 partidos de playoffs (igualando a Kareem Abdul-Jabbar, que jugó muchos más años que él, y solo superado por, quien si no, Michael Jordan). Pero hay un dato todavía mucho más terrorífico: Kobe es el líder de la Liga de todos los tiempos en anotar 30 o más puntos en playoffs en partidos en que su equipo tiene (ganando) opciones de pasar a la siguiente ronda (lo ha logrado 8 veces, más que Jordan).

Instantes después de los dos triples decisivos anotados por Kobe en los últimos minutos. “I always thought he was the best player in basketball” dijo Alvin Gentry después del Game 6, a pesar de que Kobe clavó uno de los triples justo a su lado

El próximo jueves llegan por fin las Finales, donde todo se resuelve, donde gana siempre el que más lo merece, el que más lo desea. Donde brillarán (más todavía) Rondo, Pierce, Pau o Kobe. Donde el drama es solo un ingrediente más del cocktail. La 12º final entre las dos mayores franquicias de la NBA, las que más dinero mueven y más seguidores tienen en todo el mundo. La revancha de lo sucedido hace 2 años, pero con Los Angeles como factor desequilibrante en caso de empate. Un lujo para este nuevo blog poder vivir sus primeras finales con Lakers y Celtics de protagonistas. Y con todos nosotros de secundarios.

2 respuestas a Kobe: Más Y Mejor, Si Cabe

  1. Victoria merecida. Los Lakers se lo han ganado a pulso.

    Ahora de nuevo, la reedencion de las mejores finales posibles.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s