Game 5 > Aires De 2008

 

Nadie en Los Angeles parece escuchar a Kobe Bryant cuando, ya hace semanas, viene subrayando (sobretodo tras derrota) que la defensa es la que gana títulos y que los Lakers andan distraídos desde el momento en que no la sitúan como prioridad número uno. Ignorar una vez tras otra la voz de quien te tiene que llevar a la gloria, solo te lleva al suicidio deportivo tras fracaso colectivo. Pocos pensaban que, con 7 victorias más en regular season y unos playoffs de menos a más, la mejor versión de Lakers seria inferior a la mejor versión de Celtics. Pero solo hay una verdad, la que dice que, más en unas Finales, la defensa importa tanto como el ataque. La que demuestra que, en los momentos clave, si los miembros de ambas franquicias están a buen nivel, Boston Celtics tiene más argumentos para llevarse el (inesperado?) anillo.

Porque las ansias de revancha por lo sucedido en 2008 no aparecen por solo citarlas, se demuestran en la pista. Y el problema de los Lakers es que solo un jugador está demostrando tener las agallas suficientes como para plantearse revertir lo sucedido. Kobe contra el mundo.

Bryant intentando dar ejemplo en defensa en el Game 5. Sin éxito

En unas Finales tan igualadas e impredecibles como las de este año, con una presión mediática tan absorbente, y en las que, a pesar de predominar la fuerza física, lo que más cuenta y marca la diferencia es la fuerza mental; ganar dos partidos seguidos podía ser, a priori, un punto de inflexión. El Game 5 disputado esta pasada madrugada en el TD Banknorth de Boston no solo es el segundo partido consecutivo que se llevan los Celtics en esta serie definitiva, también pone a los verdes a cuatro cuartos del anillo y deja contra las cuerdas a los hasta ahora favoritos a llevarse el título. Los Lakers son ahora un boxeador tendido en la lona, con los ojos hinchados y sangrando abundantemente. Pero la campana del quinto asalto ya ha sonado, y en el rincón del ring del noqueado saben que solo tienen una oportunidad: cerrar heridas y golpear por última vez, deseando que el rival no se levante. Si el K.O. no es inmediato y el sexto asalto se alarga, los peores presagios de poder perder las Finales en el próximo partido en casa serán una realidad.

Cuatro contra uno. Así se podría resumir el Game 5 (92 – 86), en el que las fragancias de Allen (menos), Rondo & Garnett (más) y (sobretodo) Pierce recuerdan al aroma de 2008, donde The Truth tiraba del carro, y los otros tres llevaban el ritmo. Cuando cada uno de los Big Four superan el 50% de tiros de campo en un mismo partido y el alma del equipo, Paul Pierce (27 puntos, su mejor partido en estas Finales), actúa de referente, ganar en Boston se hace imposible. Ese es el mérito de los Celtics: son más equipo. Y además juegan más juntos y (por encima de lo anterior) defienden mucho mejor. Por ello, a pesar de Kobe, del 0 de 16 en triples que acumula Ray Allen en los tres últimos encuentros y de los 9 rebotes ofensivos más de Los Angeles, se acaban llevando el partido. Por ello, también, consiguen 14 puntos más en la pintura, hasta ahora dominada por los Lakers, y se colocan 3 – 2, a un solo triunfo de ganar su 18º anillo. Cuestión de intensidad, de unión y de orgullo. Solo hay un camino mejor hacia la gloria que conservar el estilo que uno ya tiene. Potenciarlo.

Tres instantes de una noche inolvidable para los C’s: Pierce sube el balón en medio del escudo que The Truth representa. Rondo, de nuevo mágico, se toma un respiro en su inspirador Game 5. Y Garnett, que lleva dos partidos superando netamente a Gasol, enfatiza su liderazgo a base de carácter con Pierce

De supernova se definiría la actuación de Kobe Bryant en este Game 5 de las Finales de la NBA. Como este fenómeno astronómico, el #24 de los Lakers ha explotado de forma notable entre las estrellas en una galaxia, la de Los Angeles, en la que hasta entonces no había nada particular. 38 puntos y algo todavía más superlativo: los primeros 19 puntos de su equipo en el tercer cuarto que permitían seguir luchando a los de Phil Jackson. Todo en vano. Máxima frustración. Porque el balance final del periodo de explosión de Kobe en el partido es que los Celtics aumentaban en dos puntos su diferencia respecto a la que tenían antes de la supernova. De qué sirve tener al mejor jugador del mundo a pleno rendimiento si, en ese mismo tercer cuarto, permites que 9 de las 10 primeras acciones ofensivas del rival acaben en canasta? Absolutamente de nada. Deberían poner a Ron Artest en una maleta y facturarlo bien lejos mientras el resto del equipo vuela hacia California.

Los focos se centraban en Bryant durante el tercer periodo del Game 5, en una exhibición de talento ofensivo inigualable… sin resultado. Todo, con un D-Wade (aquí con su hijo Zaire) alucinado con la actuación de Kobe

Mal partido (aún con 12 puntos en 12 tiros y 12 rebotes) de un Gasol que, además de magullado, empieza a parecer estar fatigado. Hace tres partidos se hablaba de Pau como un posible MVP de las Finales. Ahora solo esperan de él que esté al buen nivel que sus números acreditan y que respalde a Bryant cuando éste quiera doblar el balón. Así están los Lakers: su mejor virtud es también su mayor defecto: la dependencia de su estrella. Existen, sin embargo, tres clavos ardiendo a los que la franquicia californiana puede agarrarse sin quemarse demasiado: Odom debe aparecer y su rendimiento estadístico está siendo (mucho) mejor en casa que a domicilio. Los 32 minutos en pista de Bynum, del que se dudaba para el resto de la serie final hace solo 36 horas, demuestran que quiere ayudar a lograr el back to back, aún a costa de perderse la temporada que viene. Y el factor cancha. El Staples acogerá el sexto y (si cabe) séptimo partido de las Finales con el ambiente lo más cargado posible. No es el Garden, pero se le puede parecer.

Dice la historia que de las 25 Finales empatadas a 2 victorias como ésta, el ganador del Game 5 se ha acabado llevando el título en 19 de ellas. Dice también que la última vez (desde que el formato 2 – 3 – 2 se instaló) que un equipo que volvía a casa perdiendo 2 – 3 unas Finales y se acabó llevando el título 4 – 3 fueron los Houston Rockets en 1994 ante (lamentablemente) los New York Knicks. Dice el autor de este post que los Celtics pueden bañarse en champagne y fumarse el puro de la victoria en el vestuario del Staples sólo en el próximo Game 6, que se disputa mañana martes. Partido a muerte para ambos por motivos contrarios: la gloria infinita o el fracaso extremo. Si llegamos al séptimo…

4 respuestas a Game 5 > Aires De 2008

  1. Abel Cunillera dice:

    Como bien tu dices Carles, la clave para Boston es el game 6. O ganan el duelo de esta próxima madrugada o en el séptimo muy a mi pesar esta claro que es para los Lakers.

    • Estoy contigo. Para mi o es hoy o no es.
      Pero hay que recordar que en la historia de la Liga ha habido 4 séptimos partidos en unas Finales entre Boston y L.A.
      Balance: 4 – 0 para Celtics.

  2. Importantísima victoria de los Celtics que no osbtante y pese a saber a gloria aún no significa nada.

    Los Lakers tendrán dos partidos en el Staples, dos partidos a muerte en los que seguro pondrán todas sus ganas, sacarán lo mejor de sí y si Boston se confia lograrán llevarse.

    No me gustaría ver eso, pero si el equipo de Massachuetts se cree que esto está ganado, se confunden y mucho.

    • Compañero, creo que sientes tan dentro el sentimiento bostoniano que ahora te entran las dudas…jejejeje…. es normal.
      Yo lo veo más simple. Boston tiene dos oportunidades y los Lakers quizá no.
      Estáis en clara ventaja y lo mejor, habéis demostrado que sois capaces de hacerlo.
      Que el equipo esté confiado sería un fatal error, pero que lo estés tú es casi exigible. Debéis disfrutar del momento.
      Yo te digo, si en lugar de los Celtics fueran los Knicks me estaría volviendo loco.
      Ánimo que ya falta poco!
      Saludos, crack!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s