Game 7 > Sweet Sixteen!

 

Este anillo es, de largo, el más dulce porque es contra ellos” declaraba Kobe después de que los Lakers batieran a Boston en el Game 7 de esta pasada madrugada. “También ha sido el más duro. Lo deseaba tanto… y a veces cuando lo deseas tanto, se te acaba escapando entre los dedos. Mis compañeros me han salvado”. No se puede resumir mejor lo que ha sido el partido más emocionante de la historia más reciente de la NBA.

Segundos finales del Game 7. Nunca el público del Staples animó tanto

Los Angeles Lakers: 2010 NBA Champs!

Veamos el vaso primero medio lleno: Back to back de primero, 16º anillo de segundo y sangrienta revancha por lo de 2008 de postre. Copa, puro… y confeti púrpura y oro. De nada sirven las cábalas pre-partido, pero justamente tener a Kobe casi lleva al desastre a los angelinos. Su 6 de 24 en tiros de campo (0 de 6 en triples) pero, sobretodo, su 1 de 7 en el primer cuarto y, lo que es peor, la apariencia que la desesperación le estaba llevando a forzar demasiado los tiros, casi arruinan la fiesta. Esta ineficacia y obcecación por parte de Bryant, ha llevado a los Lakers casi todo el partido a remolque. Al rescate ha salido primero el de siempre y después el de casi nunca.

MVPau (19 puntos, 18 rebotes, 4 asistencias) lleva tres Finales consecutivas, dos anillos seguidos y un reconocimiento en la NBA y en su franquicia que jamás ningún otro jugador español podrá atesorar. Su victoria es la de todos los que, como él, soñamos algún día en cruzar el charco del brazo de nuestro deporte preferido y triunfar en lo más alto. Su espejo, nuestro orgullo. Sus lágrimas, nuestro corazón. Lo de Ron Artest quizá solo lo esperaba él: tiene guasa (o mérito, según se mire) que su mejor partido en los Lakers se lo guarde para el Game 7 de unas Finales de la NBA ante Boston Celtics en el Staples Center. Así ha sido. Como ha declarado Glen Davis “Artest nos ha quitado el título”. 46 minutos en pista, 20 puntos, tiros decisivos al principio y al final, 5 rebotes, 5 robos y la actitud necesaria para ganar el primer anillo de su carrera. Tanto lo deseaba. EL MVP del Game 7, sin duda. Habría hecho lo mismo Trevor Ariza? No seamos malpensados ahora.

Pau + Ron. Uno repite, otro se estrena. Ambos campeones

Al final, el factor decisivo de la victoria en el Game 7 ha sido el rebote. Un solo dato es necesario: Pau Gasol ha cogido más rebotes ofensivos que todo el equipo de Boston. Arrollador. El factor lucha no se ha quedado atrás. Antiguo santo y seña de los Celtics, precisamente. Cuando pierdes durante 40 de los 48 minutos del partido más importante (Boston llegó a mandar por 13 puntos de diferencia), tu estrella solo encesta una de cada cuatro que se tira, tu center anda cojo y tu banquillo no responde no solo vale tirar de equipo supersticioso (como cuando haces cantar el himno de nuevo a Christina Aguilera porque te dio suerte en el Game 6), sino que debes recorrer a la garra, a la fuerza, a la lucha… a que el corazón domine sobre la cabeza, el ímpetu sobre la razón. Solo así se anotan 30 puntos en el último cuarto (cuatro menos que en los dos primeros), te llevas el anillo y, de paso, salvas el nombre de la franquicia en lo que hasta entonces era el peor partido de los Lakers en años.

Veamos ahora el vaso medio vacío. Miedo, eso es lo que ha tenido Boston. Pánico a lo que hubiera podido ser el golpe más grande en la historia reciente de una franquicia que tanto ha vivido como Boston. Si la excusa es que nadie (ni ellos mismos, seamos honestos) hubiera dado un duro por estos Celtics al inicio de los playoffs, de acuerdo. Si ésta sirve de consolación, malo. Cómo se puede perder un partido como éste si tu rival acaba con unos pésimos porcentajes (32.5% en tiros de campo, 20.0% en triples y hasta 67.6 en tiros libres) como los de los Lakers? Cómo, si has sido superior a tu rival en los primeros 40 minutos, puedes venirte abajo en un momento irrepetible como el de este Game 7? De acuerdo, Artest se ha salido en ataque y en defensa, Pau ha abusado por dentro… pero, incluso así, no puedes irte de unas Finales en las que has tenido dos match-balls a favor ridiculizado primero (Game 6) y frustrado después (Game 7). Y eso que tirar de la experiencia de Sheed Wallace para substituir a Perkins ha sido una buena decisión. Quién sabe cuándo Boston volverá a tener una oportunidad como esta? Toca levantarse, pero costará, y además seguro que el año que viene el equipo ya no será el mismo.

Celtics’ time out. Siempre una piña, excepto en los últimos 6 minutos

Nadie se acordará pasados unos días de cómo se ha comportado Boston en el último cuarto. Nadie olvidará, sin embargo, la hazaña lograda por los Lakers. Así de selectiva es la memoria en el deporte: solo los ganadores prevalecen. Y a veces también los momentums, y en este Game 7 ha habido uno que tardará en desvanecerse de nuestras cabezas: una buena canasta de Gasol ponía el 76 – 70 a solo 01:30 del final del partido. Tal como estaba el encuentro, 6 puntos de renta parecían 30, pero Wallace respondía como mejor sabe hacerlo, triple inverosímil que ponía el 76 – 73 solo seis segundos después. Ron Artest era el hombre, por lo que su respuesta (otro triple decisivo) ponía de nuevo una distancia de seis puntos (79 – 73) a 01:03 del final. Dos triples consecutivos (con dos tiros libres angelinos de por medio) de Allen y Rondo mostraban el orgullo verde que venía echándose de menos minutos antes, y ponían un apretado 81 – 79 a 11 segundos. Dos tiros libres de Vujacic dejaban el 83 – 79 definitivo y firmaban el mejor Hollywood ending posible. Resumiendo, un minuto y medio de baloncesto a raudales que compensaron un partido más bien marcado por la presión sufrida por los jugadores que lo disputaron. Demasiado por ganar, demasiado por perder.

Bocina final: Bryant & Fisher llenan su mano de anillos

Nadie va a ser mejor que MJ” responde sincero Kobe, interrogado después del partido sobre la posibilidad de ganar los mismos anillos que Jordan el año que viene. Lleva razón, pero seguro que, al menos, el hecho de haber ya ganado un título más que Shaq le deja más que satisfecho. Kobe es el mejor competidor (y, por segunda vez consecutiva, MVP de las Finales) del mundo, y Phil Jackson (con su 11º anillo como entrenador y a pesar del repaso que le ha dado Doc Rivers en algunos momentos de las Finales) quizá el mejor entrenador. Puede que el año que viene ya no estén juntos, dependerá de Phil. Esperemos que se lo repiense.

Kobe con los trofeos de la NBA y del MVP de las Finales

PJ, aclamado por el Staples, por última vez?

Sea como sea, ya nadie nos quitará lo vivido en estas inigualables Finales, las primeras de este blog. Lakers, Celtics, NBA: Gracias.

11 respuestas a Game 7 > Sweet Sixteen!

  1. oriol dice:

    Y yo espero que sigas colgando posts para que yo los pueda mirar.

  2. guille41 dice:

    Ole Lakers! Creo que las finales las podían ganar cualquiera y fueron los Lakers por su dominio en la pintura y en el rebote… Los C’s són un gran equipo pero no se si volverán a tener otra oportunidad como esta para ganar el anillo.

    Que bueno es Pau… ese MVP podría haberse compartido!

    Y Bryant a uno de MJ… ojo porque si lo iguala lo de compararle no será tan exagerado para mí, ni lo debería ser para nadie!

    Let’s go Lakers!

    • Hola Guille compañero!
      Buf!
      Son temas muy de fondo, pero estoy contigo (y Kobe Bryant tb está contigo) en que si el MVP fuera para Pau no hubiera pasado nada.
      Lo de MJ… con la iglesia hemos topado. En nº de títulos vale… pero MJ nunca hubiera firmado un 25% de acierto en el partido decisivo de unas Finales contra Boston en casa. Kobe si. Y no discuto a Kobe, conste.
      Saludos, crack!

  3. Muy buen post y merecida victoria de Lakers.

    Lo que los Celtics han hecho en los últimos 7 minutos de partido ha sido meramente lo que el resultado refleja.

    Tras ir ganando todo el partido, bajaron los brazos y cedieron.

    Ray Allen totalmente fuera del partido.

    Se habla de posible retiro de Sheed :S

    Aún con todo, me siento más orgulloso que nunca de ser de los BOSTON CELTICS.

    Saludos.

    • Y yo MÁS ORGULLOSO QUE NUNCA de que lo seas ahora.
      De eso se trata al final, compañero. Mírame a mi… jamás he visto a mi equipo ganar un anillo y por muy ridículas que son las últimas temporadas, más KNICKS!
      La temporada de Boston ha sido de matrícula de honor. Se trata de empezar a pensar en rodear a Rondo de jugadores abiertos con buena mano. Por dentro, ahí habrá que ver que pasa con Garnett. Rondo, Perk y Big Baby son jóvenes…
      Pero lo habéis tenido realmente en la mano. Una pena.
      Saludos,

  4. Red Pèrill dice:

    Quin patir, la mare que em va parir… ara no tinc gaires més paraules, l’unic que puc dir és que dedico el títol al meu psiquiatra jejeje

  5. oriol dice:

    Grandisimo pot y grandisimos Lakers aunque tambien me sabe mal por los Celtics que han hecho una muy buena final pero felicidades a los dos.
    Se acabo lo que se daba en este blog?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s