Veredicto: Inocente

 

Día 4 después de la llegada de James (+ Bosh, + Wade) a Miami.

Hedo Turkoglu a los Suns, junto a Josh Childress, que regresa a Estados Unidos. Raymond Felton a los Knicks. Tony Allen a los Grizzlies. Jordan Farmar a los Nets (éste era el fichage rompedor, Mr. Prokhorov?), con Steve Blake en el papel de su sustituto en los Lakers. Ben Wallace sigue en los Pistons. Wesley Matthews a los Blazers (adiós, Rudy). Fisher pensándose si al lado de los tres Beach Boys de Miami puede lograr el sexto anillo antes que al lado de Kobe. Kyle Korver y J.J. Redick (a no ser que los Magic igualen su oferta) a los Bulls. Jermaine O’Neal a los Celtics. Magnífico intercambio para todas las partes entre Knicks y Warriors (Lee por Randolph, Azubuike y Turiaf). John Wall, 24 puntos y 8 asistencias en su debut en la 2010 Summer League… y tantas otras noticias más que interesantes que nos recuerdan que la rueda de la NBA tiene tantos impulsos continuos que jamás se va a detener.

Aunque el pasado jueves estuvo a punto… cuando LeBron James (objetivamente, el mejor jugador del mundo) cambió el criterio. Nada le importó más en su decisión que la posibilidad de empezar a ganar anillos cuanto antes mejor. Ni el dinero, ni el contrato, ni los extras, ni la ciudad, ni el mercado mediático, ni los contratos publicitarios relacionados… nada. Todo cambió cuando se dio cuenta que, con Wade y Bosh en el mismo vestuario, sería más fácil empezar a estrenarse. Porque además de jugadores únicos, son sus amigos.

El nuevo Trio en una imagen, ahora impagable, de 2003

Funcionará? Puede. O puede que no. Ni Pat Riley, ni Erik Spoelstra, ni el propio LeBron, ni nadie lo sabe. Pero van a intentarlo. Hay algo, sin embargo, que ellos saben y que esperan poder hacer valer. Un intangible que les puede hacer invencibles: A Dwayne Wade, Chris Bosh y LeBron James les encanta jugar juntos. Ahora de compañeros, antes como amigos. Como cuando vas al parque a hacer unos tiros o un partido con amigos y disfrutas de cómo las habilidades de cada uno se entremezclan. Solo que con las habilidades de estos tres, puedes llegar a lo más alto.

A menudo, la diferencia entre las superestrellas y los otros jugadores de la NBA es el trabajo. Cuántos grandes jugadores tienen vidas desequilibradas fuera del parqué? Sumadle a lo que puede dar de sí el hecho que al nuevo #1, #3 y #6 de Miami Heat les encante jugar juntos, el hecho que los tres pongan al trabajo como elemento primordial para seguir creciendo. Juntos, todavía pondrán más pasión, más empuje y más voluntad para mejorar cada pequeño detalle.

Y todo ello no se basa en un capricho cualquiera. Aunque sus salarios concretos en esta nueva aventura están todavía por determinar, es obvio que en otros destinos (Bron & Bosh) podían haber conseguido decenas de millones de $ más. Pero la convicción que es jugando juntos como antes pueden empezar a ganar anillos ha podido con todo. Incluso con la racionalidad y el sentido común del resto de aspirantes y de millones de personas que han sentido su marcha de Cleveland únicamente como un acto de traición imperdonable.

Portadas (todas negativas) sobre la decisión de LeBron en medios impresos de Cleveland, New York o Chicago

Traición? Antes que todo esto empezara, podías leer en las columnas de los mayores expertos de la NBA que, con LeBron, no te ibas a equivocar si pensabas que se iría donde mayor dinero pudiera ganar / generar. Bajo ese criterio, los Knicks fueron los favoritos indiscutibles durante meses. Pero la (nueva) prematura eliminación de los Cavs en playoffs cambió los parámetros, pues había que ponderar por primera vez el hecho que en la decisión del destino de James entraran en juego las posibilidades reales de ganar anillos ya. Los Bulls tomaron entonces ventaja. No fue hasta el día antes de que The Decision estuviera tomada cuando, con el histórico y memorable ya movimiento de Pat Riley, Miami se llevó el gato al agua; confirmando de esta manera que el segundo criterio (los títulos) se imponía claramente al primero (el ego).

Traición? Esto no es un divorcio. Miami no es la nueva amante. Cleveland no es la novia dulce de toda la vida que lo hizo todo. Aquí solo hay un jugador cuyo contrato le permite tener la posibilidad de irse a otro equipo y, bajo criterios estrictamente deportivos, elige un destino que cree mejor para sus intereses. Normalidad absoluta. Pero no es así como lo ve mucha gente al otro lado del charco. Por algún motivo, las emociones fuertes son las que ahora dominan los corazones de todos los fans. Ya hay un nuevo equipo al que odiar: Miami Heat. Solo hay que darse un paseo virtual por la web de los Cleveland Cavaliers para ver como todos los mensajes dejan de vuelta y media a LeBron.

Pero cuál es el crimen que ha cometido King James, exactamente? Quién puede negar que, visto lo visto en las dos últimas post-temporadas, los Cavs no eran la mejor opción si lo que quería James (como ha demostrado con su decisión) era empezar a ganar anillos? Quién puede negar que el rendimiento y los resultados de las 7 temporadas que LeBron ha estado en Cleveland han acabado siendo mucho mejores de lo esperado? A James solo se le puede acusar del show televisivo alrededor de su elección y de quizá no haber calibrado del todo el impacto que ésta tendría para Ohio, siendo los Cavs los no-elegidos. Pero sinceramente, admitiendo que la dimensión mediática de James es solo tan grande por la propia grandeza en la pista del jugador, alguien tiene una mejor idea de cómo haber hecho las cosas?

Cleveland, el día después. Rabia y frustración por la marcha del ídolo

Porqué tanto odio? Son los jugadores los que juegan. Es por los jugadores por los que todos seguimos a la NBA. También este blog. James solo usó el poder que tienen por contrato los agentes libres para negociar con otros equipos. No es algo extraño, al contrario. O es que si, por ejemplo, Derek Fisher se une al proyecto de los Heat, en Los Angeles se van a poner las manos a la cabeza o van a empezar a quemar sus camisetas? Los contratos los redactan las franquicias y los firman los jugadores y no creo que nadie le pusiera en su día una pistola en la nuca de LeBron para que firmara. James ha cumplido con su parte con los Cavs. Me sobra tanta rabia (impotencia), extraño agradecimiento. Simplemente, la etapa de James en Cleveland se terminó a causa de la falta de éxitos y éste los busca donde mejor cree. Nadie se sentirá peor que él mismo si su decisión se demuestra equivocada. Cada uno va escribiendo su futuro.

Pero si estoy equivocado, pues supongo que tampoco estará mal, no? Al menos la NBA ha ganado un buen puñado de must-see games. Heat v Cavs, Heat v Bulls y Heat v Lakers, Knicks, Nets… y todos los demás. El show debe continuar, con James en el rol por el que fue creado por la propia Liga hace ya casi 8 años. El centro de atención.

4 respuestas a Veredicto: Inocente

  1. ¿Pat Riley se colocará los honores también de entrenador y destituirá a Spoelstra como antaño hizo con Van Gundy?

    De todos modos, no creo que necesiten para mucho a un entrenador. Tan sólo alguien que asegure una buena química de vesturario.

    • No te extrañe…. anque para mi se equivocaría.
      El perfil de Spoelstra es el idoneo para los Heat, ahora llenos de figuras. Y seguro que LeBron le consultó a Wade por Spoelstra.
      A mi no me parece un gran entrenador todavía, pero es que creo que no tiene ni 40 años. Por ello lo de la química lo deben tener bien resuelto.
      Solo el ego de Riley de poder ganar ´más anillos le haría tomar esta decisión.
      También te digo que si en los 20 primeros partidos pierden más de 6 u 8 se va a la calle.
      Yo tengo muchas esperanzas con Thibodeau en Chicago. Seguro que le echáis mucho de menos.
      Saludos,
      PD: Harás vacaciones del blog, crack?

  2. oriol dice:

    Me podrias informar sobre que entrenador sera el encargado de controlar a este equipazo con James, Wade y Bosh?

    • Compañero,
      Es Erik Spoelstra, un joven de 40 años que entrena a los Heat desde 2008, aunque fue asistente y director de scouting del equipo desde 2001, por tanto, tiene el anillo de 2006.
      Yo le veo el entrenador idoneo, pues no tiene gran personalidad y es de perfil más bien bajo… que ante tanta figura casi es lo mejor.
      No descartes que suceda lo que comenta nuestro compañero The Virus, que Pat Riley (actual presidente, artífice de reunir al Trio en los Heat y con muuuuucha más experiencia de entrenador) lo acabe relevando y se coloque él mismo en el banquillo.
      Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s