Pudo Ser Y No Fue…

31/08/2010

 

…Aunque debería haber sido. El aro escupió increíblemente el tiro que hubiera supuesto el 2 + 1 de Marcelino Huertas que hubiera significado la derrota de Estados Unidos ante Brasil a tres segundos de finalizar el encuentro de ayer. Huertas falló el primer tiro libre, con lo que solo quedaba para los brasileños la opción de tirar a fallar el segundo, conseguir el rebote y anotar para empatar. Tiró, falló, él mismo cogió el rebote y consiguió hacer llegar el balón a Leandro Barbosa. Éste pudo tirar de nuevo dentro de tiempo, pero con demasiado efecto. De nuevo el aro no quiso ayudar y los americanos se llevaron la victoria (70 – 68). Un serio aviso? Mucho más.

Todo el trabajo, todas las sensaciones que habían transmitido los de Mike Krzyzewski ante Croacia y Eslovenia, todo lo que habíamos visto y de lo que habíamos hablado, todo lo que había hecho que mi compañero The Virus y yo mismo predijéramos el oro para el Team USA… todo se ha venido abajo. De un día para otro, de un partido a otro, ahora los estadounidenses son vulnerables, pueden jugar (muy) mal. Evidentemente que las dos próximas palizas ante Irán y Túnez no servirán para que se olvide lo sucedido ayer ante Brasil. Un equipo sin Nené ni Anderson Varejao, para más vergüenza. Vendrán cruces complicados, ante Serbia, Turquía, Brasil (de nuevo), Argentina, Grecia o quizás España y mucho tendrá que demostrar de nuevo el equipo americano, mucho de lo que hizo hasta ayer y que ahora de nada sirve. Contador a cero. Empezamos de nuevo.

Barbosa, 5 de 18 en TC, aquí ante Rose, tuvo la victoria en sus manos

Dice el staff de la USA Basketball que han aprendido algo de la fea victoria de ayer. Solo faltaría. Pero los escépticos (que los hay, y muchos), hasta ahora callados por la intensidad defensiva y el compromiso de los americanos, tienen ya la carnaza que estaban esperando y nadie les puede quitar la razón. Actitud de incomprensible indiferencia, sistemas ofensivos inexistentes (balones a Durant, Rose o, si se complica como ayer, Billups), inmadurez, inexperiencia y, sobretodo, vulnerabilidad. Todo eso queda en el haber de la selección de Estados Unidos tras el penoso partido de ayer. Me lo advirtió mi amigo Bernat que el partido ante Brasil era el que había que ver en esta fase del grupo B, curiosamente, el único que hasta ahora no han dado en abierto. Fue mi primera experiencia de ver un partido por Internet y no la olvidaré por positiva (el hecho que no haya comentario alguno y solo sonido ambiente te hace centrarte más en el juego), pero sobretodo, por humillante en lo que a los sistemas ofensivos de Estados Unidos se refiere.

Porque no existen. O no existieron. Todo dependió de las jugadas one-on-one. En el último cuarto, solo un tiro a canasta anotado en los últimos seis minutos y medio, cuando el partido se decidía. 27 puntos anotados en la segunda mitad y solo 9 en el último cuarto, cual Efes Pilsen. Además sigue en búsqueda y captura la defensa que mostraron los de Mike Krzyzewski en los dos primeros partidos. Ayer, dejadez y bajeza en el propio aro. Nada se sabe tampoco del banquillo americano, también desde ayer desaparecido. Dijo Chauncey Billups (el capitán) tras el partido que todo lo que tienen que hacer es “conseguir victorias”. Seguro? Sí a partir de octavos de final pero quizá una derrota ayer les habría venido mucho mejor que ganar y pensar “de la que nos hemos librado!”. Sirva el ejemplo de España, que perdió el primer partido del último Europeo de Polonia en 2009 y eso (y solo eso) le sirvió para acabar proclamándose campeona. Ahora, en Turquía, tras perder ante Francia en el debut, esperan que suceda lo mismo. En este sentido, si la pírrica victoria del Team USA de ayer ante Brasil  solo sirve para resoplar y pasar página, más después de las dos abultadas victorias que están por llegar, puede entonces que los americanos cumplan los pronósticos. Pero no los suyos, sino los de esos escépticos que ahora llaman a la puerta de los mass media norteamericanos. Hoy Estados Unidos puede llevarse el Mundial todavía por méritos propios, pero a diferencia de ayer, puede perderlo por su propia culpa.

Durant (27 puntos) es la estrella, pero Billups (15) es el líder

De golpe de suerte puede calificarse únicamente la victoria de ayer de los de Mike Krzyzewski y los datos lo revelan de forma espeluznante: los brasileños fallaron en el último cuarto los siete últimos triples que intentaron (muchos de ellos tiros abiertos). Antes, llegaron a dominar por ocho puntos de diferencia hasta la mitad del tercer cuarto. Curry y Granger fueron atizados con un sonrojante DNP (Did Not Play) en su boxscore particular. Y del resto del banquillo mejor ni hablar, pues Russell Westbrook, el suplente que más jugó, lo hizo solo durante 13 minutos. Peor aún, si sumamos la aportación de los jugadores no titulares de ayer, el temblor se multiplica: 39 minutos, 6 puntos, 1 de 7 en tiros de campo, 0 asistencias, 5 rebotes y 1 robo entre Westbrook, Gay, Gordon, Love y Chandler. Lo nunca visto. Añadamos la “aportación” ofensiva del sí titular Iguodala (29 minutos y ningún tiro anotado) y estaremos ya al borde del colapso.

Coach K e Iggy: los principales culpables, por favor un paso al frente

Ah sí!, que el baloncesto es un deporte de equipo, es verdad. Bien, pues Brasil 8 rebotes ofensivos por 7 de EEUU. 20 pérdidas de los brasileños por 22 de los americanos (la inadaptación en el tema de los pasos de los de Mike Krzyzewski empieza a tener síntomas de nocturnidad y alevosía). Y finalmente lo más doloroso e incomprensible: Brasil 15 asistencias, Estados Unidos 8. Apaga y vámonos… y que el último cierre la luz.

A corto plazo, eso sí, nos esperan dos espectaculares concursos de mates ante Irán y Túnez. Quien no se conforma es porque no quiere. A medio plazo, “los americanos están predestinados, tras lo de ayer, a vivir el drama en sus propias carnes una vez la competición se ponga dura”. Y no lo digo yo. Lo hace Pete Thamel, el enviado del New York Times que sigue el Mundial desde Estambul. Sea como sea, todavía hoy en caliente o ya mañana más en frío, ésta ha sido una gran lección para este joven e inexperimentado equipo. Algo que aprender. Vienen ahora unos días en los que el único objetivo para todo el staff técnico de la USA Basketball debe centrarse en trabajar más duro que nunca en aquellos aspectos en los que hay que incidir antes de enfrentarse a equipos del nivel de Brasil o superior. Para empezar, un buen consejo para Mike Krzyzewski y todos sus jugadores sería ver con interés el apasionante Turquía v Grecia de hoy, sus lentos pero efectivos sistemas ofensivos, el fervor fanático de sus hinchadas… empezar a entender que, en Europa, sucede que detrás de un partido de baloncesto, se encuentra a menudo el orgullo de las dos naciones que se enfrentan y que en cada encuentro, se ponen sobre la mesa los conflictos históricos que hay entre ellas. Difícil de entender para una estrella de la NBA, más si no pone interés.


En Defensa Propia

30/08/2010

 

Dos partidos (no ante rivales menores), dos victorias. Dos partidos (no ante rivales menores), dos palizas. Bien, ya podemos decir que los americanos no han venido a Turquía a ganar a base de talento y de nombres y sí a base de intensidad, compromiso y, sobretodo, defensa. Era la única manera de triunfar con el equipo B, en un escenario tan incómodo para los yankees como Europa y bajo el mandato de la reglamentación FIBA. Porque sí, es la extraordinaria intensidad defensiva de los de Mike Krzyzewski la que está marcando la diferencia. La sabia conclusión a la que llegaron Jerry Colangelo, Coach K y todo su staff técnico es simple aunque su aplicación en jugadores tan talentosos en ataque resulta compleja y, por tanto, muy meritoria de conseguir: de existir problemas en el desarrollo de los partidos (y éstos siempre existen), mejor que sean en el plano ofensivo que en la defensa.

Dicho de otra forma, vamos a asegurar la defensa, a luchar para que los jugadores de perímetro del equipo rival tengan que desgastarse enormemente tan solo para recibir el balón, así transcurrirá más tiempo, habrá más cansancio y, con él, menos decisiones acertadas de los contrarios así como menos buenos balones interiores, pues es ahí donde el Team USA más puede sufrir. Un par de datos muy interesantes corroboran el esfuerzo defensivo que Estados Unidos está realizando, con resultados óptimos: en el primer cuarto del partido de ayer ante Eslovenia (23 – 11), éstos solo pudieron anotar en 5 de las 21 posesiones que tuvieron. Otro, Eslovenia fue incapaz de sumar anotación en más de dos posesiones consecutivas hasta mediados del tercer cuarto. No hay duda pues que, hasta el momento, lo mejor que están haciendo los estadounidenses en este campeonato (Durant, aparte) es defender, tal como consiguieron en el último oro olímpico de 2008. Van las cosas por el buen camino.

Granger, Chandler, Gay… Todos. Defensa, defensa y más defensa

La victoria (99 – 77) contra Eslovenia de ayer se resume rápidamente: Kevin Durant (24 de valoración: 22 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias y 4 robos en tan solo 23 minutos) aparece cada vez que se le necesita y sus 7 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 3 robos en los primeros cinco minutos del encuentro (que pusieron una ventaja inicial para EEUU de 18 – 6) hablan por si solos. En realidad, en ese primer periodo quedó decidido el partido gracias también a que los de Mike Krzyzewski anotaron 8 de sus primeros 11 tiros (para acabar con un asombroso 52.1% en tiros de campo al final del encuentro). Eso es salir concentrado. Bien es cierto que la selección americana se enfrió en el segundo cuarto a base de pasos y fue incapaz de anotar un tiro de campo en los primeros 6 minutos y medio de ese periodo (hasta el 28 – 23 a 3:30 para el descanso). Pero entonces, dos antiguos compañeros de UCLA, ambos de 21 años, pusieron las cosas en su sitio. Westbrook anotó una canasta y dio otra hecha a Love para iniciar un parcial de 8 – 0 que puso el 36 – 23 en el marcador. Eslovenia ya nunca más volvió a amenazar con acercarse. En el tercer cuarto, Odom y Rose metieron dos triples consecutivos, Iguodala robó un balón que acabó metiendo para abajo con dureza y Durant añadió una canasta y un triple para romper el tanteo (59 – 32) a falta de 4 minutos y medio para el final del tercer periodo. Adiós partido.

Y hola conclusiones. Queda claro que se trata de sacrifico (más que de talento) para el Team USA en este Campeonato del Mundo. Dejar los egos en el hotel y poner sus mejores servicios en beneficio del conjunto. Esto da la oportunidad a algunos jugadores de ir más allá de lo que vienen siendo sus características de juego en la NBA. Hasta ahora, hay tres jugadores que están destacando, quizá inesperadamente, por encima de lo que hasta ahora conocíamos:

André Iguodala: Iggy es de esos jugadores sobre los que todos debatimos sobre su valor. Súper-atlético, buen pasador, sólido reboteador… es un alero que lo hace todo. Pero constantemente ha sido criticado en Philadelphia por no saberse crear sus propios tiros con efectividad. Pero hasta ahora, quizá sus actuaciones sean de las que más están impresionando. De hecho, inicia muchos de los ataques y su combinación de rapidez de piernas y manos le convierten en el mejor defensor de perímetro de los de Mike Krzyzewski. Además, parece que tiene dotes de líder, hablando y animando constantemente a los compañeros. Buenas noticias para Philadelphia si consigue consolidar el gran paso adelante que como jugador está dando en Turquía.

André Iguodala, con todo lo que tiene

Eric Gordon: Hace un par de semanas parecía que estaba ya facturando equipaje de vuelta a casa antes de empezar el campeonato. Hoy, con Rondo missing pero fuera del roster final, Gordon promedia 11 puntos por partido en este Mundial en 21 minutos de media por encuentro. Las habilidades de Gordon en el tiro siempre han estado ahí (por eso se quedó), pero no su trabajo para llegar a conseguir ser la segunda opción en ataque cuando la unidad de teóricos suplentes está en pista. Está demostrando además salir muy bien de los bloqueos, cosa que, combinada con una defensa exterior más que aceptable, le convierten en el mejor acierto del staff técnico norteamericano hasta el momento. Eso es aprovecharse de jugar, por primera vez, al lado de auténticas estrellas. Aires distintos se esperan en Los Angeles con el dúo Gordon – Griffin para esta temporada. Pero no lancemos campanas al vuelo todavía… son los Clippers.

No solo de tiro exterior vive Gordon. Está penetrando como nunca

Kevin Love: Love fue ayer ante Eslovenia el recambio de Odom en el puesto de center de la USA Basketball, pasando por delante en la rotación a Tyson Chandler. Eso dice mucho de su creciente papel en este equipo. En realidad, Love está haciendo bien aquello que siempre ha hecho: dar buenos pases, rebotear como un loco, trabajar duro por dentro y participar en la fluidez ofensiva de su equipo. Lo mejor para él en este Mundial son las cosas que hasta ahora no ha tenido: grandes compañeros, la confianza de su entrenador, minutos y apreciación. 8.5ppg, 10.5rpg (3.5 ofensivos) en tan solo 13mpg son su carta de presentación. Queda contratado.

Love en su mejor nivel ayer ante Eslovenia y en este Mundial

Hoy espera Brasil, el último escollo del grupo B antes de los “entrenamientos con público” que serán los dos últimos enfrentamientos ante Irán y Túnez. Malas noticias para los brasileños: de los 80 minutos de juego de los jugadores americanos hasta ahora en lo que va de Mundial, Kevin Durant ha descansado 35. Viene el lobo.


Más Allá De La Primera Paliza

29/08/2010

 

Durante semanas, los jugadores de Estados Unidos han estado escuchando lo que no son. No lo suficientemente grandes, no lo suficientemente experimentados y quizá no lo suficientemente buenos. Ayer, empezaron a mostrar lo que ellos creen que sí pueden ser: el equipo que acabe con 16 años de sequía, los posibles Campeones del Mundo.

Los 12 elegidos con todo el staff, antes del debut de ayer ante Croacia

Porque aunque el debut de los de Mike Krzyzewski pueda considerarse un buen cuarto más que un buen partido, de un 106 – 78 también se pueden sacar buenas conclusiones. La principal habla de la actitud. Después de un primer cuarto más bien discreto, el parcial de 50 – 14 para los americanos después de la única ventaja croata (18 – 19), así como, por ejemplo, ver a Tyson Chandler (a falta de treinta segundos para el final del encuentro y ganando de 30) correr toda la pista para poner un tapón a Roko Leni Ukic, habla de la mentalidad con la que se toman el torneo. Eso vale tanto como el +28 final en el marcador. Y Coach K ya lo sabe.

Pero también sabe que la defensa interior sigue siendo un quebradero de cabeza. Podría ayudar que Chandler supiera defender sin cometer faltas. El center de la USA Basketball ha cometido 4 en cada uno de los últimos tres encuentros; o lo que es lo mismo, 12 faltas en menos de 29 minutos de juego acumulado. Una vergonzante en este caso regla de tres nos lleva a una traslación de 17 faltas personales por 40 minutos, más del triple de lo permitido. Inadmisible. Como inadmisible su justificación al ser preguntado al respecto: alegar que jugar pocos minutos resta transcendencia  a cometer 4 faltas por partido es desconocer, entre otras muchas cosas, el daño que puede hacer a tu equipo el conceder al rival el bonus de los tiros libres cuando a menudo no es necesario.

Falta de Tyson Chandler, una y otra vez. Grave problema para EEUU

Otra de las grandes preocupaciones del Team USA debe ser el rebote. Love estuvo fantástico (con 10 en 13 minutos), pero Chandler terminó con 0 e Iguodala, Gay y Odom tan solo con 12 entre los tres. No hay demasiados equipos con jugadores enormes en el juego interior en este campeonato, pero cuando lleguen rivales que sí los tienen, los hombres interiores de Estados Unidos deberán dar un paso adelante.

Veamos el vaso medio lleno porque son también muchas las cosas positivas que los norteamericanos dejaron ayer sobre el parqué de Estambul. El excepcional segundo cuarto de Estados Unidos (en el que solo permitieron anotar 6 puntos a Croacia) permitió a Mike Krzyzewski vaciar el banquillo ya al inicio del tercero. Y cuando tienes tres partidos en tres días consecutivos ayuda mucho que ninguno de los miembros de tu roster juegue más de 22 minutos.

Rose cerró su partido con 9 puntos y ningun pérdida en 19 min

Los porcentajes de tiro (55.4% en tiros de campo y 40.0% en triples) y las 22 asistencias (por solo 9 de Croacia) del Team USA también destacan en el boxscore. Kevin Durant (14 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias en 21 minutos en pista) lanzó 11 veces a canasta, pero la buena noticia es que cada uno de los 12 jugadores en plantilla tiraron, al menos, dos veces;  y solo (de nuevo) Chandler tiró menos de cuatro veces. Mucha participación y minutos de calidad de muchos de lo que se espera que no dispongan de ellos a medida que el campeonato avance. Comentario aparte merece Eric Gordon, que quizá en un solo partido haya borrado de un plumazo las opiniones de aquellos que todavía se acordaban (nos acordábamos) de Rajon Rondo. 16 puntos (4 de 6 en triples) en 22 minutos dan la razón a Mike Krzyzewski y Jerry Colangelo. Gordon tiene sitio en este equipo, un buen sitio.

KD, animando a sus compañeros desde el banquillo. Todos son uno

Hoy, segundo round ante Eslovenia, algo que seguro entretendrá a los americanos, que todavía recuerdan muy claramente la excepcional actuación de su estrella, Goran Dragic, en el Game 4 de las pasadas finales de la Conferencia Oeste ante Los Angeles Lakers.


Player By Player, Role By Role

27/08/2010

 

Ya llegó. Mañana (18h v Croacia) empieza la andadura de los 12 jugadores NBA finalmente elegidos para representar a la selección de Estados Unidos en el Mundial de Turquía. Algunos de los miembros del Team USA simplemente deberán mostrar una extensión de su juego en sus respectivas franquicias. Otros, sin embargo, deberán adaptar en mayor medida sus características a las necesidades del equipo de Mike Krzyzewski o la naturaleza reglamentaria del baloncesto FIBA. A continuación, el rol que uno cree que debería tener cada uno para poder lograr el único objetivo que los americanos tienen en mente: volver a ser los campeones del mundo.

Stephen Curry (Golden State Warriors): Mi debilidad. Con un único tipo de juego posible para EEUU basado en una fuerte defensa que permita correr y tirar, tener al menos a un tirador/anotador designado es un gran activo. Steph puede correr como nadie la pista si es necesario o buscarse la libertad que le permita tener tiros abiertos. Sus innatas condiciones anotadoras le han permitido tener los mejores registros en puntos por minuto jugado del combinado durante la preparación. Es hora de demostrar al mundo quién será una de las sensaciones de la Liga en la próxima década.

Stephen Curry puede ser una de las sensaciones de este Mundial

Russell Westbrook (Oklahoma City Thunder): Mientras que las condiciones atléticas de Derrick Rose pueden catalogarse de “puras”, o simplemente “impresionantes”, las capacidades físicas de Westbrook son más bien “desenfrenadas”. Hay disciplina en su juego, sí, pero para los de Mike Krzyzewski su contribución será más útil usada como revulsivo. Solo hay que sacarle a la pista y que empiece a esprintar, saltar, pasar entre el tráfico y machacar el aro sin importar quién esté delante. Puede anotar, distribuir, rebotear (quizá sea el base que mejor se coloca en los rebotes defensivos) o robar balones. Su amistad y sintonía con Kevin Durant también cuentan.

Rudy Gay (Memphis Grizzlies): Rudy Gay lleva ya algunos veranos trabajando para la USA Basketball y para Mike Krzyzewski. Y aunque sus minutos y presencia en pista han disminuido en los últimos tres amistosos de los americanos en Europa, su papel en esta selección debe ser el mismo que el que desempeña en los Grizzlies. Así, los fadeaway jumpers irán cayendo, con alguna que otra exhibición en el mate. En defensa, mejor protejámosle, pero si en ataque su porcentaje de tiro va creciendo, puede tener minutos importantes. De entrada, no.

Danny Granger (Indiana Pacers): El rol de Granger en el Team USA parece estar muy claro: plantarse en la esquinita con su defensa flotando en el lado débil y cuando surja la penetración o el movimiento rápido de balón, doblar para que demuestre que desde ahí puede estar anotando triples hasta cansarse. A parte, su habilidad para meter tiros por encima de los brazos del rival desde media y larga distancia le van a venir muy bien a EEUU. Aún así, parece que existen más diferencias de las esperadas entre el rol designado para Granger hace semanas y su rendimiento desde entonces hasta aquí. Existe desconexión. Quizá Granger sea demasiado versátil (en Indiana lo hace todo) como para centrarse solo en meter tiros de lejos, pero su DNP contra España parece demasiado castigo. Será de los observados con lupa por el staff técnico estadounidense.

Eric Gordon (L.A. Clippers): No va a ser fácil para Mike Krzyzewski encontrar minutos de calidad a Eric Gordon. Pero aún así hasta ahora Coach K lo ha venido consiguiendo. Ha promediado 13 minutos por partido en los amistosos previos al Campeonato del Mundo siendo sorprendentemente productivo en los dos lados de la pista. Aunque no es tan talentoso como Rose o Westbrook, tan letal como Curry o tan preciso como Billups, su capacidad para anotar triples, penetrar con fuerza y encender una defensa le han dado finalmente el puesto que debería haber sido para Rajon Rondo. Está por ver que lo sepa aprovechar.

Eric Gordon tendrá muy pocos minutos y deberá aprovecharlos 

Kevin Love (Minnesota Timberwolves): Love no va a disponer de demasiados minutos en un escenario de normalidad. Pero si en algún partido algo pasara con Odom o Chandler, Mike Krzyzewski pondrá a Love en pista para llevarse todos los rebotes. Porque aunque su defensa puede considerarse como (casi) inexistente, se trata de un jugador útil ofensivamente y que destaca, por encima de todo, por su capacidad reboteadora. Así que, en caso de emergencia, acudan a Kevin Love. Pero no antes. Odom y Chandler están por delante suyo por alguna razón: el equipo de Estados Unidos necesita de su longitud y defensa, y Love simplemente no puede aportar eso.

Tyson Chandler (Charlotte Bobcats): Chandler es el único center en la plantilla americana, hecho por el que por sí solo debería contar con una buena cantidad de minutos en pista en los partidos. Aún así, su inconsistencia y problemas continuos con las faltas no le garantizan la titularidad. Coach K sentó en Madrid a Rondo para poner a Rose en el quinteto inicial, lo que fue un movimiento muy significante en el roster estadounidense; pero ese día también sentó a Chandler para poner a Odom de cinco, y así comenzará el Mundial, con su presencia, de inicio, en el banquillo. Su papel se perfila similar al que tiene en su franquicia, proteger el aro propio e intimidar con su dureza en defensa y en ataque. Su altura y condiciones atléticas le hacen ser una opción rentable para su staff, además, se trata del mejor defensor en el poste así como en los pick and rolls de todo el combinado. Probablemente le toque bailar con las más feas ahí abajo, pues en muchos equipos rivales presentes en el Mundial, el pívot es el jugador más destacado.

Chauncey Billups (Denver Nuggets): Billups, además de anotación, alimenta de necesitada veteranía y liderazgo al Team USA. De hecho, solo él y Lamar Odom tiene algún anillo entre sus dedos. En un equipo repleto de bases/escolta, el contraste de Billups con el resto de guards de la plantilla beneficia en mucho a la selección. Menos físico pero más inteligente y metódico, Billups iniciará de dos el Campeonato dada la fuerza con la que llega Derrick Rose. Este pequeño movimiento tiene una clara ventaja: su 7 de 13 en triples en los últimos tres partidos preparatorios son lo que necesita Estados Unidos, así como la calma que transmite Billups en ataque ante la gran cantidad de pérdidas que vienen registrando los americanos. Será titular.

Se busca en Billups el mismo rol que tuvo Jason Kidd en Beijing’08

Lamar Odom (L.A. Lakers): También lo será el cuatro de los Lakers pero actuando como falso cinco. Aunque normalmente es Odom el que comienza el ataque en Los Angeles, este no será su rol en la USA Basketball, con tantos bases en plantilla. En realidad, Odom nunca ha sido un tirador a tener demasiado en cuenta, pero su versatilidad, gran primer paso y su (muy) rápido movimiento de pies otorgan a Mike Krzyzewski muchos activos difíciles de despreciar. Es zurdo, imposible de parar en transición o de tráiler y rebotea más que dignamente. Su efectividad de cara al aro le colocan en un lugar destacado dentro del equipo.

André Iguodala (Philadelphia 76ers): Se viene jugando el puesto de tres en el quinteto titular con Rudy Gay desde que empezó el Mini-Camp en Las Vegas a mediados de Julio. Pero Mike Krzyzewski siempre le ha preferido a él, a pesar de solo anotar 3.7 puntos de media en los tres últimos partidos amistosos de Estados Unidos. No podemos esperar que esa cifra aumente demasiado durante los partidos del Mundial. Lo que sí podemos obtener con Iggy en pista es una gran defensa en el perímetro (nadie le supera en esto dentro del roster americano), buen movimiento de balón, un recurso ofensivo de primer orden y un buen posicionamiento en el rebote. Jugador hecho y completo.

Derrick Rose (Chicago Bulls): Todo cambió en Rose el pasado domingo en la Caja Mágica cuando salió de titular contra España. Era el partido más importante de Estados Unidos desde el verano de 2008. La primera cosa que destaca de Rose es su capacidad anotadora, mayormente (cosa que tiene más valor todavía) creándose él mismo sus propias jugadas. Sea driblando o en velocidad, es una amenaza muy seria para sus defensores que nunca saben si acabará penetrando o anotando un tiro de media distancia. No tira bien de tres, y eso le duele. Pero aún cuando las defensas se pongan en zona o se atrincheren en la pintura, Rose luchará para crear tiros, bien para sus compañeros o para él mismo. Porque la lucha, el compromiso y el sacrificio son otras virtudes de Rose muy a tener en cuenta. Rose es una arma: letal y efectiva, y aunque no tiene las habilidades naturales de un base como sí tiene Rondo, sus piernas y su capacidad de salto le dan ventaja en cada situación. Llamado a ser en Turquía’10 el Dwayne Wade de Beijing’08: nadie lo esperaba, pero fue el mejor.

Odom, Durant y Rose deben ser los tres mejores jugadores de Estados Unidos en este Mundial de Turquía 2010

Kevin Durant (Oklahoma City Thunder): KD es la cara de Estados Unidos en este campeonato. De hecho, es el propietario del Team USA. No lo ha alquilado mientras LeBron y Kobe están de vacaciones, no. Se lo ha hecho suyo, para bien o para mal. Y se lo han hecho suyo también: Jerry Colangelo y Mike Krzyzewski construyeron el roster a la medida de Durant, para que él lo acabara de perfeccionar. Su versatilidad, sus características atléticas, su carácter, sus habilidades imparables en anotación… tantas y tantas cosas que hacen de Durant el único responsable de lo que suceda con Estados Unidos en este Mundial. Si triunfa, su nivel mediático dará el último paso hacia los altares de la NBA (donde solo habitan tres o cuatro elegidos). Si fracasa, la derrota se ubicará en su espalda más que en cualquier otra. Su actuación contra España el pasado domingo fue lo que se espera de él: 25 puntos, 10 rebotes, 56.3% en tiro, un par de triples decisivos y un tapón final que salvó el partido para los americanos. Seamos claros, Kevin Durant es el único jugador de este equipo que pertenece a la élite de la NBA, así que esa es la principal fuerza que tiene Estados Unidos para volver a ganar un Mundial. 16 años son demasiados.


Lo Que Hay Que Tener

26/08/2010

 

Los norteamericanos trabajan mejor por objetivos. En el baloncesto, por ejemplo, los plazos que se marcan a nivel internacional los responsables de la USA Basketball no comprenden periodos más largos que los que transcurren de unos Juegos Olímpicos a los siguientes. El Mundial, que siempre cae entre medio de dos citas olímpicas, es para Estados Unidos una competición importante sí (sobretodo si no se gana desde 1994, como es el caso), pero nunca del nivel de trascendencia que tienen los Juegos Olímpicos. Es por este motivo que, tras la medalla de oro en Beijing’08 se cerró un ciclo y empezó otro. El ciclo en el que ahora nos encontramos terminará tras los Juegos Olímpicos de Londres’12, pero tiene a este Mundial de Turquía’10 que empieza este próximo sábado como un cruce de caminos en el que unos seguirán con Estados Unidos hasta Londres, mientras que otros serán apartados de la vía principal para dejar que algunas estrellas más mediáticas (ahora ausentes) completen la plantilla para la próxima olimpiada.

Hace cuatro años, pues, estábamos en la misma situación. Solo que los seleccionados para el Mundial de Japón’06 eran objetivamente mejores que los ahora elegidos. Los James, Wade, Anthony, Howard, Paul, Bosh o Johnson se plantaron en las semifinales de aquel campeonato con un balance de 7 – 0 y arrasando a sus rivales. La semifinal contra Grecia se presentaba como pan comido para los de Mike Krzyzewski pero el 95 – 101 final para los helenos representó una de las más importantes debacles de los norteamericanos de los últimos veinte años. Por pertenecer los Mundiales de baloncesto a ciclos distintos para la USA Basketball, ningún miembro del roster de 2006 repite ahora en 2010, así que la paliza infringida ayer (87 – 59) por Estados Unidos a Grecia en Atenas en el último partido preparatorio del Mundial para ambos no puede tampoco considerarse revancha de nada.

KD en Atenas antes y durante el partido. Siempre divertido de ver

Ni tan siquiera podría considerarse un amistoso en igualdad de condiciones. Los griegos son unos de los firmes candidatos a llevarse el oro en este próximo Campeonato del Mundo, o si no que se lo pregunten a Canada (a quienes derrotaron por 74 puntos de diferencia), a Rusia (por 38), a Alemania (por 28) o a Croacia (por 9) en los partidos previos al torneo. Pero la lamentable pelea callejera con la que terminó su amistoso contra Serbia puede haberlo cambiado todo. Hoy, el baloncesto griego está con la cabeza gacha esperando una sanción que todavía no llega pero que debe hacerlo antes del sábado. Así que, de momento, los griegos han decidido portarse bien y ser ejemplares, perdiendo así toda su fuerza. Había que ver las caras ayer del banquillo americano ante el silencio más absoluto de los normalmente fanáticos seguidores helenos que siempre llenan el OAKA. Se podía oír hasta el ruido de las zapatillas con el parqué… si hasta Chauncey Billups falló dos tiros libres seguidos!

Un partido sin partido, o un amistoso demasiado amistoso. Y con solo un equipo en la pista. Porque si bien es cierto que ni Bourousis ni “Baby Shaq” Schortsanitis (los dos hombres grandes de Grecia que debían poner en muchos aprietos a los americanos que juegan sin un solo center puro) jugaron por estar ambos lesionados, y que el resto de la plantilla helena jugaba como con timidez, (esperando sobretodo que no hubiera ninguna acción punible en su contra para no aumentar los efectos de la que les está a punto de caer encima); no es menos cierto que los americanos lo aprovecharon para tener su actuación más dominante desde que empezó el Mini-Camp en Las Vegas a mediados de Julio.

Las principales conclusiones que se pueden sacar de este último amistoso es que Mike Krzyzewski ya ha encontrado el mejor quinteto inicial posible: Rose, Billups, Iguodala, Durant y Odom. Aunque Grecia no es España (el domingo la media de minutos de los titulares subió hasta 30, mientras que ayer el titular que más minutos jugó pasó por los pelos de los 20), Durant y Rose siguen siendo Durant y Rose. La estrella de la USA Basketball anotó ayer 15 puntos y capturó 7 rebotes en tan solo 20 minutos, mientras que el #1 de los Bulls contribuyó con 13 (6 de 7 en tiros de campo, anotando sin fallo los primeros 5) y fue designado MVP del partido. Los norteamericanos se impusieron en todos y cada uno de los cuatro cuartos, con menciones especiales para secundarios como Eric Gordon (reforzado tras estar en todas las quinielas como último corte del equipo, 18 puntos, 4 de 7 en triples en 21 minutos) o Kevin Love (10 puntos y 12 rebotes –6 ofensivos- en tan solo 11 minutos en pista).

Love reboteando y Rose levantando el trofeo de MVP del partido, ayer en el OAKA de Atenas

Así que ya no hay quien dé más, se terminaron los amistosos y el sábado empieza la competición de verdad. La pregunta que todo el mundo se hace es básicamente si Estados Unidos se llevará la medalla de oro y la copa para casa después de 16 años de sequía en los Mundiales. Se la hacen allí y nos la hacemos aquí. Todos podemos coincidir que con el B-Deem Team las victorias ante rivales de entidad (a partir de octavos quizá, porque no creo que ni Brasil, ni Eslovenia ni Croacia pongan en demasiados aprietos a los americanos en la fase de grupos) no serán un paseo como lo fueron en Beijing’08 o Barcelona’92, incluso podríamos acordar que puede que pierdan algún partido en los cruces y quedar fuera de la final.

Coach K sabe la receta pero desconoce todavía su efectividad

Pero también sabemos que a pesar de todo ello, son los grandes favoritos le pese a quien le pese. La receta del triunfo para los americanos esta vez está muy clara: Estados Unidos ganará el oro sí y solo sí juega extremadamente duro en defensa. Si eso sucede, siempre habrá dos o tres jugadores en ataque que marquen la diferencia (Durant y Rose principalmente) y cinco o seis que contribuyan notablemente en cada partido. Estrellas, presión defensiva y tiro deben ser las características más destacadas de los de Mike Krzyzewski en cada encuentro. El 47,1% en tiros de campo de ayer contra Grecia y la elección de Gordon, Curry o Granger por delante de Rondo son el camino a seguir en cuanto a tiro. Los 10 robos o 22 rebotes (13 de ofensivos) más de los norteamericanos respecto a los griegos en el partido de ayer son el camino a seguir en cuanto a presión defensiva. Las estrellas…Kevin Durant puede hacer lo que quiera y Derrick Rose está demostrando ser imparable y estar muy motivado. Estrellas, presión defensiva y tiro.


Rondo’s Last Cut: Lo Que La Verdad Esconde

25/08/2010

 

Rajon Rondo es el último jugador descartado en la selección de los Estados Unidos de cara al Mundial que empieza este próximo sábado.

(…)

Rajon Rondo es el último jugador descartado en la selección de los Estados Unidos de cara al Mundial que empieza este próximo sábado… Rajon Rondo es el último jugador descartado en la selección de los Estados Unidos de cara al Mundial que empieza este próximo sábado… Por más que lo repita, no salgo de mi asombro. No way!! Parece que Jerry Colangelo (presidente de la USA Basketball) disfraza el descarte con traje de renuncia por unos presuntos problemas familiares del base de los Celtics. Pero, a falta de que mi compañero The Virus de http://nbablognoticias.blogspot.com/ (que cuenta con más y mejor información sobre todo lo que rodea a los de Boston) diga lo contrario, me da que se está intentando lanzar un globo sonda a prensa y aficionados a fin de esconder los motivos reales del descarte de, según todos los expertos analistas, el mejor base de la Liga en los pasados playoffs.

La versión oficial lanzada desde el staff americano habla de que ayer, tras el primer entrenamiento de los de Mike Krzyzewski en el OAKA de Atenas (donde hoy juegan su último amistosos previo al Mundial contra Grecia), ya en el hotel, es el propio Rajon Rondo el que se dirige a Jerry Colangelo y al mismo Coach K para informarles que renuncia a su plaza en el roster final debido a “problemas familiares a los que debe atender, así como algunas cosas de las que debe ocuparse antes de que empiece la temporada NBA”. Las posteriores alabanzas a su compromiso y al “fantástico trabajo” que ha hecho durante la concentración me las ahorro porque suenan a discurso pactado: tú dices que te vas y nosotros que lo sentimos mucho y que lo has hecho muy bien y que tienes nuestro apoyo y bla, bla, bla.

Mike Krzyzewski tras el descarte, ante la prensa. Mucho por explicar

Chris Sheridan (ESPN Insider), el único periodista norteamericano que ha acompañado a la selección de Estados Unidos en su periplo por España primero y Grecia después, informa que ayer por la mañana, con el entrenamiento de los americanos en Atenas terminado y mientras el resto del roster se juntaban alrededor del banquillo o hacían algunos lanzamientos de más, Rajon Rondo se le dirigió personalmente para decirle que el propio jugador creía estar en el disparadero de poder ser el último descarte. “Por razones obvias. No jugar en el último partido (el de Madrid, contra España) habla por sí solo”. O sea, que el jugador se lo temía, dos horas antes de que se hiciera pública la noticia, basándose en argumentos únicamente baloncestísticos. A que viene entonces la milonga de los “problemas familiares” o las “cosas de las que ocuparse”, que nada tienen que ver con el baloncesto?

Sean éstos/as verdad o tan solo una absurda maniobra de cubrirse la USA Basketball las espaldas ante no se sabe qué, existen elementos muy significativos que fomentan a la vez que justifican la enorme confusión en este caso. Veamos, a pesar de que la noticia salió publicada en NBA.com alrededor de las 12am (ET) en Estados Unidos, a las 2:30pm (ET) las webs de dos de los tótems de la información deportiva online de ese país (Yahoo Sports y ESPN) solo emitían una nota de agencia que únicamente describía la decisión y comunicaba cuál sería entonces el roster final de 12 jugadores que trataran de llevar la medalla de oro de vuelta a EEUU, sin análisis alguno. Pero es que a esa misma hora, la web oficial de los Celtics (el equipo del protagonista de esta historia) todavía no decía nada. Porqué? Qué está pasando? Si las opciones de ser el último descartado estaban todas entre Russell Westbrook, Eric Gordon o hasta Stephen Curry (según todas las publicaciones norteamericanas), porque prescindir de Rajon Rondo?

Dos imágenes del último partido de Rondo con la USAB, ante Lituania

Quizá la mejor manera de descifrar la verdad en todo este asunto sea esperar a escuchar la reacción del propio Rondo ante todo esto y entonces valorar sus palabras. Si realmente Rondo tiene problemas familiares que atender, cortar el césped de su jardín o devolver algunos DVD’s al videoclub, entonces no habrá ningún tipo de remordimiento entre él y el staff técnico de la USA Basketball. Pero si lo que han hecho Colangelo y Krzyzewski es cortar a Rondo y disfrazarlo de renuncia, entonces seguro que el propio Rondo dirá algo interesante al respecto. Esperando que el momento de las primeras palabras de Rondo llegue cuanto antes, mi dinero va a que Rondo, por increíble que parezca, ha sido cortado por razones técnicas o estrictamente relacionadas con el equipo de Estados Unidos, aunque pueda ser verdad que, viendo como estaba el panorama (sus palabras a Chris Sheridan demuestran que se lo olía), decidiera saltar él mismo al vacío antes que nadie le empujara. Lo de los “problemas familiares” o las “cosas de las que ocuparse” es, a mi entender, simplemente humillante para ambas partes.

Más, según Marc J. Spears de Yahoo Sports, la gran mayoría de los 12 jugadores que finalmente sí estarán en el Mundial de Turquía se quedaron en estado de shock por la decisión de cortar a Rondo. Compañeros con los que, también según Spears, Rondo tenía una buena relación (negando que el conocido carácter díscolo y solitario de Rondo haya influido en este caso). Cómo se entiende entonces que se hubieran quedado tan sorprendidos si su marcha se debe a problemas familiares? Qué problemas surgen un domingo inesperadamente mientras el día anterior no existían?

Durant y Odom, ya en el OAKA, tratan de explicar a los medios lo poco que saben de los motivos reales del corte de Rondo

No hay que olvidar que Rondo salió de titular el pasado sábado en Madrid ante Lituania. Su actuación fue tan pobre (solo 14 minutos, 2 puntos – 1 de 4 en tiros – y 4 pérdidas, anotando Estados Unidos tan solo 7 puntos en el primer cuarto) que al día siguiente, ante España, registró en su boxscore un DNP (Did Not Play), algo que Rondo no cosechaba desde su temporada rookie (2006/07) cuando Doc Rivers le sentó sin jugar 4 veces en sus primeros 23 partidos.

Estemos de acuerdo o no, lo queramos disfrazar de renuncia o no… Rondo ha sido el último descarte porque Colangelo y Krzyzewski quieren a tiradores, y ahora ya los tienen. Si Eric Gordon, Stephen Curry y hasta Danny Granger van a jugar el Mundial es solo porque Rajon Rondo no lo hará. Dicho de otra forma, si lo que vale para la USA Basketball es el lema “tiradores por encima de todo”, quizá Rondo sea el mejor descarte, Russell Westbrook aparte. En realidad, lleva días pareciendo que el último corte afectaría sí o sí a un pointguard, y la falta de consistencia de Rondo en el tiro (tiros libres incluidos) le ha condenado. Sorprende igualmente la facilidad con la que se ignora al base más dominante de los últimos playoffs y uno de los mejores defensores de perímetro de la Liga, así como la pérdida tan repentina de peso y liderazgo de Rondo en el US Team, dado como estaba a comandar a su selección en la reconquista del oro mundial. Culpables unos o culpable el otro, por favor, sinceridad.


Descubriendo A Derrick Rose

24/08/2010

 

En clave NBA, son varias las conclusiones que se pueden sacar del amistoso entre España y Estados Unidos de hace un par de días.

Primero, sigue existiendo un grave problema con la interpretación que hacen los americanos de los pasos que se pitan aquí en Europa. El problema no es nuevo y este último partido de los de Mike Krzyzewski sirvió tanto para reafirmar que la USA Basketball no ha hecho nada para intentar impedir que las mal interpretaciones desaparecieran, como para comprobar que el método que han ideado para combatirlo se basa únicamente en las protestas a los árbitros. Lo malo es que ya es demasiado tarde para cambiar nada y en el Mundial que empieza el sábado están garantizadas las reiteraciones en las infracciones de los jugadores de Estados Unidos en el primer paso antes de botar, y sus protestas al respecto. Mal y tarde.

Segundo, Ricky Rubio sigue impresionando en 49 de los 50 estados que componen los EEUU (en Alaska están por otras cosas). Solo hay que darse una vuelta por YouTube para ver la cantidad de videos que desde ese país se han colgado en las últimas horas con sus maravillosas y decisivas acciones (defensivas y ofensivas) del amistoso del pasado domingo; o leer el artículo que Yahoo Sports (portal del que salen muchos de los artículos que distintos periódicos estadounidenses acaban publicando) le dedicó al chico de El Masnou justo después de finalizado el partido (http://sports.yahoo.com/nba/news;_ylt=ApJBUgsgXOLJL.Oi.nfGSXG8vLYF?slug=ap-spain-rubio), que no hace más que confirmar que su llegada a la NBA (a pesar de ser en Minnesota) será un evento mediático de primera magnitud. Raúl López y Jorge Garbajosa pasaron por allí, Fran Vázquez pudo haber ido pero no quiso, Juan Carlos Navarro pudo haberse quedado pero tampoco quiso, Sergio Llull puede que algún día vaya, Marc Gasol y José Calderón ahí siguen, Pau Gasol estará hasta que él quiera… pero Ricky Rubio, aún sin haber estado todavía, tiene el tipo de juego que a los americanos les chifla. Es, además de muy bueno, flashy, como dicen ellos. El “producto” Rubio es la inversión deportiva que dará mejores réditos con un menor riesgo en los próximos años del deporte profesional americano.

Pero quizá lo más significativo de todo puede que sea el papel que está desempeñando Derrick Rose en el combinado norteamericano en estos partidos de preparación y su más que justificada traslación a lo que pueda ser la próxima temporada regular de sus Chicago Bulls, que empieza a finales de Octubre.

Rose en Madrid: discreto ante Lituania, decisivo ante España

Derrick Rose (todavía con 21 años) creció en el South Side de Chicago, aquel barrio pobre y peligroso en el que dio sus primeros pasos políticos el ahora presidente Barack Obama. Así que desde pequeño tuvo una entusiasta admiración por Michael Jordan, a pesar de que contaba con solo 9 años cuando His Airness terminó su etapa en el Bulls. Desde entonces, Rose ha visto a muchísimos jugadores llegar, pasar e irse de Chicago sin éxito alguno.

Rose sigue siendo el jugador franquicia de los Bulls desde el primer día después de su elección en el #1 de Draft de 2008, algo que podía haber cambiado si alguno de los apetitosos agentes libres este verano había en el mercado se hubiera decidido a unirse a él en Chicago. No fue así, y no solo eso, si no que sus actuaciones en estos partidos preparatorios del Mundial de Turquía le están sirviendo para dar un paso adelante decisivo en el devenir de su futura y larga carrera en la Liga.

El rol para Derrick Rose este verano con la USA Basketball era el de luchar por minutos y quizá por una intermitente titularidad, en un roster lleno de bases como el americano. La realidad ha sido otra. Por el momento, ya ha desplazado a Chauncey Billups (el teórico base titular) al puesto de dos y ha sentado nada más y nada menos que a Rajon Rondo (el mejor base de los seleccionados) al banquillo. Pero es que además su talento ofensivo, intensidad defensiva, capacidad de liderazgo, su buen hacer en la distribución de juego y su descomunal potencia de salto son todas características que casan perfectamente con lo que Estados Unidos necesita en este Mundial para el puesto de base: una segunda opción de jerarquía clara después de Kevin Durant. Tanto es así que un segundo visionado del partido que enfrentó a americanos y españoles (el rival a batir por los de Mike Krzyzewski y por el resto de entrenadores) en Madrid el pasado domingo, permite ver que es Derrick Rose quien se pone al equipo a sus espaldas en los momentos decisivos y apretados del final del encuentro. Dice además Coach K de él que de todos sus jugadores, a Rose es al único “al que nunca hace falta que le motives”. Qué más se puede pedir?

Derrick Rose está por delante de Rajon Rondo en el B-Deem Team

En Chicago están frotándose las manos. En sus dos temporadas en la NBA (18.7ppg, 6.2apg) su talento, rapidez, descaro y control de su propio cuerpo no han hecho más que empezar a florecer. Aún así, rookie del año sin discusión en 2009 y ya All-Star en 2010, el primer jugador de los Bulls que participa en un partido de las estrellas desde Michael Jordan en 1998. Doce años. Quizá no será un Michael Jordan (Dios solo hay uno), pero es la esperanza de toda una ciudad de volver a sacar el brillo que tuvo (y tiene) la franquicia. Porque un “cinco” con Derrick Rose, Ronnie Brewer, Luol Deng, Carlos Boozer y Joakim Noah es tener brillo, y es aspirar a grandes cosas esta misma temporada. Más, si tienes a Kyle Korver, Jannero Pargo, Kurt Thomas y a los deslumbrantes rookies de la pasada temporada Taj Gibson y James Johnson en el banquillo. Ojo con los Bulls.

Y ojo con Rose que está aprovechando como nadie su selección en la USA Basketball para mejorar aquello que él mismo ha detectado que podía ser su punto más débil: su capacidad de liderazgo. Dice Derrick Rose que se ha dado cuenta que necesita sentirse más propietario del equipo (tanto de los Bulls como de la selección estadounidense) en el vestuario. “No hay manera de jugar a este juego a este nivel si no es poniéndolo todo siempre”. Durante 12 años, los Bulls han jugado en el vacío dejado tras la marcha de Jordan. Nadie ha podido ni tan siquiera atreverse a proponer crear una nueva dinastía. Ese periodo ha terminado. Derrick Rose es el siguiente paso.

Derrick Rose: Chicago’s next BIG thing


A %d blogueros les gusta esto: