Descubriendo A Derrick Rose

 

En clave NBA, son varias las conclusiones que se pueden sacar del amistoso entre España y Estados Unidos de hace un par de días.

Primero, sigue existiendo un grave problema con la interpretación que hacen los americanos de los pasos que se pitan aquí en Europa. El problema no es nuevo y este último partido de los de Mike Krzyzewski sirvió tanto para reafirmar que la USA Basketball no ha hecho nada para intentar impedir que las mal interpretaciones desaparecieran, como para comprobar que el método que han ideado para combatirlo se basa únicamente en las protestas a los árbitros. Lo malo es que ya es demasiado tarde para cambiar nada y en el Mundial que empieza el sábado están garantizadas las reiteraciones en las infracciones de los jugadores de Estados Unidos en el primer paso antes de botar, y sus protestas al respecto. Mal y tarde.

Segundo, Ricky Rubio sigue impresionando en 49 de los 50 estados que componen los EEUU (en Alaska están por otras cosas). Solo hay que darse una vuelta por YouTube para ver la cantidad de videos que desde ese país se han colgado en las últimas horas con sus maravillosas y decisivas acciones (defensivas y ofensivas) del amistoso del pasado domingo; o leer el artículo que Yahoo Sports (portal del que salen muchos de los artículos que distintos periódicos estadounidenses acaban publicando) le dedicó al chico de El Masnou justo después de finalizado el partido (http://sports.yahoo.com/nba/news;_ylt=ApJBUgsgXOLJL.Oi.nfGSXG8vLYF?slug=ap-spain-rubio), que no hace más que confirmar que su llegada a la NBA (a pesar de ser en Minnesota) será un evento mediático de primera magnitud. Raúl López y Jorge Garbajosa pasaron por allí, Fran Vázquez pudo haber ido pero no quiso, Juan Carlos Navarro pudo haberse quedado pero tampoco quiso, Sergio Llull puede que algún día vaya, Marc Gasol y José Calderón ahí siguen, Pau Gasol estará hasta que él quiera… pero Ricky Rubio, aún sin haber estado todavía, tiene el tipo de juego que a los americanos les chifla. Es, además de muy bueno, flashy, como dicen ellos. El “producto” Rubio es la inversión deportiva que dará mejores réditos con un menor riesgo en los próximos años del deporte profesional americano.

Pero quizá lo más significativo de todo puede que sea el papel que está desempeñando Derrick Rose en el combinado norteamericano en estos partidos de preparación y su más que justificada traslación a lo que pueda ser la próxima temporada regular de sus Chicago Bulls, que empieza a finales de Octubre.

Rose en Madrid: discreto ante Lituania, decisivo ante España

Derrick Rose (todavía con 21 años) creció en el South Side de Chicago, aquel barrio pobre y peligroso en el que dio sus primeros pasos políticos el ahora presidente Barack Obama. Así que desde pequeño tuvo una entusiasta admiración por Michael Jordan, a pesar de que contaba con solo 9 años cuando His Airness terminó su etapa en el Bulls. Desde entonces, Rose ha visto a muchísimos jugadores llegar, pasar e irse de Chicago sin éxito alguno.

Rose sigue siendo el jugador franquicia de los Bulls desde el primer día después de su elección en el #1 de Draft de 2008, algo que podía haber cambiado si alguno de los apetitosos agentes libres este verano había en el mercado se hubiera decidido a unirse a él en Chicago. No fue así, y no solo eso, si no que sus actuaciones en estos partidos preparatorios del Mundial de Turquía le están sirviendo para dar un paso adelante decisivo en el devenir de su futura y larga carrera en la Liga.

El rol para Derrick Rose este verano con la USA Basketball era el de luchar por minutos y quizá por una intermitente titularidad, en un roster lleno de bases como el americano. La realidad ha sido otra. Por el momento, ya ha desplazado a Chauncey Billups (el teórico base titular) al puesto de dos y ha sentado nada más y nada menos que a Rajon Rondo (el mejor base de los seleccionados) al banquillo. Pero es que además su talento ofensivo, intensidad defensiva, capacidad de liderazgo, su buen hacer en la distribución de juego y su descomunal potencia de salto son todas características que casan perfectamente con lo que Estados Unidos necesita en este Mundial para el puesto de base: una segunda opción de jerarquía clara después de Kevin Durant. Tanto es así que un segundo visionado del partido que enfrentó a americanos y españoles (el rival a batir por los de Mike Krzyzewski y por el resto de entrenadores) en Madrid el pasado domingo, permite ver que es Derrick Rose quien se pone al equipo a sus espaldas en los momentos decisivos y apretados del final del encuentro. Dice además Coach K de él que de todos sus jugadores, a Rose es al único “al que nunca hace falta que le motives”. Qué más se puede pedir?

Derrick Rose está por delante de Rajon Rondo en el B-Deem Team

En Chicago están frotándose las manos. En sus dos temporadas en la NBA (18.7ppg, 6.2apg) su talento, rapidez, descaro y control de su propio cuerpo no han hecho más que empezar a florecer. Aún así, rookie del año sin discusión en 2009 y ya All-Star en 2010, el primer jugador de los Bulls que participa en un partido de las estrellas desde Michael Jordan en 1998. Doce años. Quizá no será un Michael Jordan (Dios solo hay uno), pero es la esperanza de toda una ciudad de volver a sacar el brillo que tuvo (y tiene) la franquicia. Porque un “cinco” con Derrick Rose, Ronnie Brewer, Luol Deng, Carlos Boozer y Joakim Noah es tener brillo, y es aspirar a grandes cosas esta misma temporada. Más, si tienes a Kyle Korver, Jannero Pargo, Kurt Thomas y a los deslumbrantes rookies de la pasada temporada Taj Gibson y James Johnson en el banquillo. Ojo con los Bulls.

Y ojo con Rose que está aprovechando como nadie su selección en la USA Basketball para mejorar aquello que él mismo ha detectado que podía ser su punto más débil: su capacidad de liderazgo. Dice Derrick Rose que se ha dado cuenta que necesita sentirse más propietario del equipo (tanto de los Bulls como de la selección estadounidense) en el vestuario. “No hay manera de jugar a este juego a este nivel si no es poniéndolo todo siempre”. Durante 12 años, los Bulls han jugado en el vacío dejado tras la marcha de Jordan. Nadie ha podido ni tan siquiera atreverse a proponer crear una nueva dinastía. Ese periodo ha terminado. Derrick Rose es el siguiente paso.

Derrick Rose: Chicago’s next BIG thing

6 respuestas a Descubriendo A Derrick Rose

  1. D_Wade_3 dice:

    gran articulo dedicado a uno de mis jugadores favoritos y futuro de mis bulls.
    PD: me mola tanto que hasta me he hecho con la camiseta

  2. Javier dice:

    yo tambien tengo unagran debilidad por derrick rose y me ha encantado este articulo.

    • Muchas gracias Javier,
      Ojalá las cosas en Chicago funcionen como se espera en esta próxima temporada. Equipazo tienen, a ver qué tal Thibodeau como coach.
      Un saludo, compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s