Primera Evaluación

 

Diez días de regular season y algunas cosas son como esperábamos: Lakers, Heat y Celtics son muy buenos equipos, los Sixers no, John Wall es muy dinámico, Blake Griffin espectacular, Kobe no hablará más de su lesión y seguirá hablando sobre el parqué y los Grizzlies siguen tomando decisiones erróneas sobre sus contratos a jugadores. Hasta aquí, bien.

Pero como la vida (y la NBA) no sería lo mismo sin sorpresas, aquí van algunas de buenas y algunas otras de malas de lo que viene sucediendo en lo que poco que llevamos de temporada regular. La primera evaluación:

Portland Trail Blazers (4 – 2): (que bien hubiera podido ser 5 – 1 de no perder por un solo punto ante Oklahoma City esta pasada madrugada). Se esperaba que los de Oregon funcionaran bien de nuevo (y eso que el año pasado fueron cosidos a lesiones graves de hombres importantes, típico de la franquicia), pero este inicio es quizá más de lo esperado. La clave es que son unas bestias debajo de los aros. Un dato: los Blazers está cogiendo el 34,7% de los rebotes ofensivos que generan sus tiros fallados (mejor porcentaje en la Liga). LaMarcus Aldridge (19.3ppg, 8.30rpg) está a un nivel hasta ahora nunca visto, anclando el juego interior de Portland; y André Miller (13.0ppg, 8.0apg) es definitivamente el base que este equipo necesitaba. Están ganando a quien deben ganar, y ni mucho menos todos pueden decir lo mismo.

Aldridge: de buen jugador a uno de los mejores, esta temporada

New Orleans Hornets (4 – 0): Ésta es fácil. Chris Paul es bueno. Muy, muy, muy, muy bueno. Dominantemente bueno. Pero además este año vuelve a tener a David West anotando un 56.0% de sus tiros de campo al lado. Los Hornets ya han ganado a Spurs, Nuggets y Bucks (tres equipos en principio mejores), y lo están haciendo gracias principalmente a la defensa, permitiendo solo 97,7 puntos por cada 100 posesiones. Asombroso. El rendimiento defensivo de Emeka Okafor es algo realmente sorprendente. Por ahora, junto con Portland, tienen bien merecido ser considerados los team to watch.

New Jersey Nets (2 – 2): Se ve bien este balance? (2 – 2)! La humillación sufrida ante Miami demuestra que este equipo no es tan bueno como quizá Mikhail Prokhorov cree que es. Pero las dos primeras victorias de New Jersey el año pasado llegaron… cuándo? En Navidades? O quizá después? No se puede negar que están dando grandes pasos adelante, como hace el rookie Derrick Favors (10.5ppg, 9.5rpg), por cierto. Si ya hay esperanza ahora en New Jersey, qué puede suceder cuando el equipo se mude a Brooklyn?

Milwaukee Bucks (1 – 4): Fueron una fuerza impresionante al final de la temporada pasada (eso, sin Andrew Bogut); y en ésta, con Bogut de vuelta y un roster mucho más profundo, curiosamente, los sistemas ofensivos están atascados. Ni tiran bien, ni fuerzan tiros libres a favor. Terrible. A pesar de tener a Brandon Jennings en su equipo, están siendo uno de los ataques más lentos de la NBA, sin demasiadas canastas fáciles en transición. John Salmons no anotaría ni que el aro fuera el lago Michigan ahora mismo. Solo pueden mejorar y lo van a hacer.

Baja el sufflé de Brandon Jennings con respecto a lo visto hace un año

Charlotte Bobcats (1 – 3): La temporada pasada llegaron a playoffs por primera vez en la historia de la franquicia en base a una enorme defensa y a un ataque solo suficiente. Esta temporada son el 29º “mejor” equipo defensivo de lo que llevamos de Liga, permitiendo 111,2 puntos por cada 100 posesiones. Y eso sucede porque los equipos promedian muy buenos porcentajes de tiro ante Charlotte, lo que debe estar volviendo locos a Mike Brown y Michael Jordan. Otra clave está en el rendimiento de Gerald Wallace, All-Star el año pasado, reducido éste.

Houston Rockets (0 – 4): (El comportamiento de Detroit Pistons (0 – 5), y bajando, merecería un post aparte). Hasta ahora, Houston es el peor equipo defensivo de la Liga. Suena raro incluso escribirlo por los buenos jugadores defensivos que incluye la plantilla, pero los 112,4 puntos por cada 100 posesiones que permiten no dan para otra cosa. En lo ofensivo, Aaron Brooks y Kevin Martin sí dan para correr, y mucho, pero el hecho de tener que poner a Yao esos ya famosos 24 minutos que el chino tiene de límite por partido ralentizan demasiado. No pinta bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s