El Drama De Los Centers

 

Aún sin haber jugado ni un minuto en esta regular season, de alguna forma que muchos todavía nos preguntamos, Andrew Bynum ha conseguido meterse entre los aspirantes a estar en el All-Star 2011 dentro de la lista de centers de la Conferencia Oeste. Greg Oden, por su parte, comparte con Bynum la primera parte de la exposición, per no la segunda: no ha jugado (ni jugará) esta temporada, pero sin embargo no está en la lista de los 12 aspirantes a ser el center titular del Western en el Partido de las Estrellas.

Considerando que, hace tan solo unas pocas temporadas, Oden y Bynum estaban llamados a ser en la NBA actual lo que fueron Bill Russell y Wilt Chamberlain en los ’60, y viendo lo que ha sucedido desde este desafortunado vaticinio, uno puede darse cuenta de lo mucho que ha caído la posición de center en la NBA. No es solo que ahora, en nuestros días, los mejores jugadores de baloncesto jueguen en posiciones exteriores (bases, principalmente). Es también que el juego ha cambiado.

Incluso posteriormente a los Russell o Chamberlain, la posición de center era la dominante en la Liga (que nuestra generación pueda recordar: Olajuwon, Ewing, Robinson, O’Neal…). Hoy, esa misma posición, está llena de jugadores lesionados o proyectos de All-Star, cuando no llena de veteranos ya preparados para retirarse o power forwards jugando fuera de su posición natural.

Se mire por donde se mire, Noah es un cuatro jugando de cinco

Como si Joakim Noah o Pau Gasol fueran realmente centers… Y pensar lo que habría hecho Chamberlain con rivales del tamaño de los ahora cincos de Bulls o Lakers. O Brook López. Hemos oído mucho de López como el center franquicia de los Nets. Pero volviendo a los tiempos en los que los centers lo eran de verdad, los equipos en los que jugaban y que ellos dominaban, no hubieran ganado jamás 12 partidos en una temporada como los Nets el año pasado. Solían hacerlo en cada mes.

Para evitar deprimirse al respecto, mejor ni mirar la lista de aspirantes a center en el All-Star, no importa la conferencia. Si queréis, adelante!, podéis votar por JaVale McGee, Nazr Mohammed, Brendan Haywood o Andris Biedrins. Gracias, pero yo haré cualquier otra cosa. Un dato: de 1960 a 1983, los centers ganaron 21 de los posibles 24 MVPs de la regular season. En los 10 últimos años, ninguno (el último fue Shaq en el 2000). Vale, Tim Duncan ganó dos de consecutivos en 2002 y 2003 pero la NBA siempre le ha considerado un power forward y no se trata de llevarles la contraria.

El jumper de Duncan ejemplifica la evolución de los big men

El juego, dentro del mismo deporte, ha cambiado. Y mucho. Hace 50 años, los big men estaban para dominar. Para llegar al poste bajo, luchar por la posición, ponerse de espaldas al aro, conseguir recibir el balón y, mediante unas mucho más trabajadas habilidades y juego de pies, conseguir anotar la mayoría de veces, o distribuir el juego la minoría de ellas. Básicamente, se jugaba de dentro a fuera. Hoy en día, no solo el juego pasa principalmente por las manos de los guards, de fuera a dentro, sino que los centers deben ser mucho más móviles y especializarse en tiros lejanos (de tres, muchas veces) si quieren ganarse un buen sueldo en la NBA. Andrea Bargnani o Mehmet Okur podrían hablar mucho de ello. E incluso Marc Gasol nos podría hacer un clínic de lo que cuesta que el balón le llegue a las manos de un center cuando por fuera hay guards a los que les cuesta incluso plantearse poner un balón dentro.

Gracias a Dios”, pensaran los creyentes nostálgicos del baloncesto, todavía queda algún jugador en la Liga que acumule todas aquellas capacidades y tipo de juego de los centers de antaño. Kendrick Perkins es su nombre. Pero a pesar de ello, comparte con todos los demás su propensión a lesionarse. De hecho, ninguno de los centers titulares de las dos franquicias finalistas de la NBA el año pasado (Perkins y Bynum) han jugado un minuto de esta temporada.

Perkins, tras caer lesionado en el Game 6 de las pasadas Finales

Así pues, de Oden a Bynum, pasando Yao, Kaman o Bogut… ¿porqué los principales centers de la NBA actual parecen tan frágiles?. Antes, ese mismo tipo de jugadores eran como poco indestructibles. Ahora, quizá por la enorme evolución que el juego del baloncesto ha desarrollado en términos de, principalmente, velocidad y fuerza, son los más débiles. Uno podía pensar que, con Brandon Roy como jugador-franquicia, la incorporación de Oden vía Draft podía convertir a Portland Trail Blazers en el equipo a batir durante muchos años. La realidad en cambio, nos indica que nada más lejos de la realidad, pues solo Los Angeles Lakers suenan a imbatibles cuando la recuperación de Andrew Bynum sea un hecho.

Los salarios, como no puede ser de otra forma, son acorde al rendimiento general de un jugador en la NBA. Por lo que esta traslación del juego interior al juego exterior que vive la Liga también se manifiesta en ellos. Hace 10 años, el jugador mejor pagado de la competición era Shaquille O’Neal, que, una década después, ve cumplir su 19º temporada entre la élite jugando solo 22.7mpg, con 12.3ppg y 7.0rpg, y cobrando un salario mínimo. Imaginemos. Kevin Durant, exponente del dominio del juego exterior en la NBA, ha visto extendido su contrato este pasado verano con los Thunder, a razón de 85M$, 20 menos de lo que percibirán Noah y Horford, los dos centers que recientemente también han visto sus contratos extendidos (y mejorados). Esta es la nueva realidad.

De hecho, lesiones al margen, el único center dominante que queda en la NBA es Dwight Howard, cuyo debate entorno a su dominio se centra siempre tanto en sus innegables fortalezas (físicas, principalmente) como en sus imborrables flaquezas (juego de pies, tiros de media distancia, tiros libres, etc.) Y eso a pesar de llevar tres años trabajando con Pat Ewing de asistente en Orlando y cinco con Hakeem Olajuwon como profesor de “viejos movimientos” durante los veranos.

Tapones, rebotes y mates los que queramos. No pidamos más

Aún así, que levante la mano quien sepa de un center mejor actualmente en la Liga que Howard. Ninguna?… ahí está el problema. El debate de la calidad de los centers de hoy en día y de su dominio en la NBA no es un tema por el que poder sacar pecho. El pasado, fue mejor.

5 respuestas a El Drama De Los Centers

  1. oriol dice:

    es posible, y sobretodo mala formación con tanta altura.

  2. Jordi dice:

    Gran article. Et vaig sentir al “Primer Toc” de RAC1 i des de llavors que et vaig seguint. Enhorabona pel blog i espero poder seguir llegint articles que destil·len aquest amor pel basket durant molts anys!
    Salut!

  3. oriol dice:

    La verdad es que no se por que son tan frágiles, pero lo más raro de todo y que aún no he entendido es la lesión gravísima de Yao Ming, no lo entiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s