Se Veía Venir

 

A veces, también en la NBA, las cosas sí son lo que parecen. Las audiencias televisivas han aumentado un 30% en lo que va de regular season (según NBA.com), y no solo las de Miami Heat; Blake Griffin ha confirmado que, de ser requerido, participará gustosamente en el próximo Concurso de Mates (¿cómo no?); y Michael Jordan ha despedido a Larry Brown como entrenador de Charlotte Bobcats. Quedémonos en este último punto.

Larry Brown y el propio MJ hablaron el ayer miércoles de “mutuo acuerdo” y pusieron como excusa el lamentable 9 – 19 con el que el equipo de Carolina del Norte ha empezado la temporada. Pero la abrupta salida de Brown del banquillo de los Bobcats era algo que se venía fabricando desde el pasado verano. Michael Jordan había decidido entonces adelantarse a lo que posiblemente suceda el próximo verano, disminuyendo la masa salarial de los jugadores de su franquicia. Un error más. La consecuencia del mismo fue la salida de Tyson Chandler hacia Dallas y el primer descontento de Larry Brown.

Brown deja Charlotte con 88 – 108, y 1.098 victorias (6º) de coach NBA

Después está la marcha de Raymond Felton a los Knicks. Brown nunca fue un fan del juego de Felton, así que no se opuso a que el ahora base de New York ejerciera su opción de entrar en el mercado de los agentes libres. A lo que sí se opuso Brown es a que Jordan no le trajera a ningún otro base titular como sustituto, pues a la vista de todos está (también a la de Brown y a la de Jordan) que D.J. Augustin no sabe manejar a un equipo con aspiraciones de repetir el éxito de llegar a los playoffs como hicieran, por primera vez en la historia de la franquicia, la temporada pasada. Segundo desencuentro entre Brown y Jordan.

Sobra decir que pesa aquí también el hecho que Felton esté aportando números y rendimiento de All-Star en los Knicks y que Chandler haya asegurado rebote y defensa a los Mavs, catapultándolos de nuevo a aspirar al anillo. Pero ambas cosas ya no son atribuibles a Jordan y quizá sí más a Brown, que no supo hacerles rendir como ahora hacen.

Chandler es ya pieza clave de estos excelentes Mavs

Pero aunque la posibilidad de un nuevo convenio colectivo a la baja entre la NBA y sus jugadores es algo más que esperado, y el hecho de que éste, de acabar produciéndose, dará mejores oportunidades a franquicias con mercados pequeños como Charlotte, la realidad que viven a día de hoy los Bobcats es otra. Concretamente la que dice que están a un partido y medio del último lugar de la Conferencia Este, o la que dice que están en el puesto 20º en lo que a aforo de su pabellón se refiere (15.952 espectadores de media en el Time Warner Cable Arena, un 20% menos de su capacidad total).

Dicen que la reunión posterior al entrenamiento de ayer de los Bobcats entre Larry Brown y Michael Jordan fue distendida y hablan de “renuncia” para explicar lo que finalmente hizo el ya excoach de Charlotte al dejar el cargo. Si por “renuncia” la prensa americana entiende llevarse 8M$ de indemnización como ha hecho Brown, entonces de acuerdo. Uno, en cambio, no puede dejar de pensar lo bien que se puede llegar a vivir de las renuncias que la vida le pone por delante. En el caso de Brown, dejar de entrenar antes de tiempo (siempre por malos resultados) a Knicks o Pistons (entre otros), le ha supuesto unos ingresos alrededor de los 25M$. Sí, 25M$ por no entrenar. Cualquiera renuncia a renunciar.

Malas caras. Jackson, Diaw y Wallace, ante un futuro negro

Paul Silas es el elegido para sustituir a Brown de forma interina. Silas es un experimentado entrenador con pasado en la franquicia y cuya mejor virtud (al menos para Michael Jordan) es que no protestará ante los posibles movimientos que decida His Airness en los próximos meses, como sí hizo Brown el pasado verano. Y eso a pesar de que el futuro en este sentido de Charlotte Bobcats no es demasiado esperanzador que digamos. Gerald Wallace, Boris Diaw y Stephen Jackson tienen contratos largos y ganan no poco dinero, así que las opciones de que entren en posibles intercambios son poco plausibles.

Malo si, con solo 28 partidos jugados en esta temporada regular, los Bobcats deambulan por el país tan solo cubriendo el expediente y viviendo del 44 – 38 del año pasado. Otra lección más para Michael Jordan en su dura etapa como General Manager. ¿No sería mejor para todos dejarle de nuevo vestirse de corto y arreglar todo esto?

Con 47 años, ¿seguro que Jordan ya no está ni para unos minutos?

2 respuestas a Se Veía Venir

  1. oriol dice:

    Yo creo que no esta para ni un minuto de juego y ya se vio en su vuelta en la que fracaso completamente como le está pasando a Michael Schumacher

    • EStá TERMINANTEMENTE PROHIBIDO hablar así de Michael Jordan si has nacido posteriormente a 1990.
      Jordan és ünico. El Único.
      Por algo allí se le conoce como G.O.A.T. (Greatest Of All Time).😉
      Feliz Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s