La Kriptonita Llega De Boston

 

Más pronto que tarde, llegará el verano de 2012 y Dwight Howard deberá decidirse. Podrá entonces firmar un muy lucrativo nuevo contrato con Orlando Magic que indudablemente hará hinchar todavía más su cuenta bancaria, al tiempo que garantizará su estancia con la franquicia que lo drafteó. O podrá marcharse, dando la espalda a la ligeramente superior oferta que su actual equipo le ponga sobre la mesa, en favor del glamour y las luces que le enfocan a uno cuando juega en los mercados de New York o Los Angeles.

Serán muchos los factores que influenciarán en la decisión de Howard, pero ninguno tendrá más peso que este: ganar. Sí, porque la mejor opción que tiene Orlando Magic de mantener en su roster a su jugador-franquicia y center titular pasa por las victorias importantes, es decir, superar en el Eastern a Chicago, Miami y, sobretodo, a Boston.

Arenas (8.0ppg y 4.2apg en 5 partidos con Orlando), un nuevo recurso para Van Gundy, Howard y los Magic

Los Magic entienden el mensaje. Es por ello que su GM, el exjugador Otis Smith, apretó el botón rojo de su despacho hace unos días, activando con ello un intercambio mayúsculo de jugadores junto con Phoenix Suns y Washington Wizards, por el que Orlando ponía el destino de la franquicia (y de Howard) en la tres veces operada rodilla izquierda de Gilbert Arenas, así como en el juego pausado (pero conocido y eficaz) de Hedo Turkoglu.

Quizá los Marcin Gortat, Rashard Lewis o Mickael Pietrus eran lo suficientemente buenos como para ganar a New York, Atlanta o Chicago (puede que también a Miami… aunque no parezca). Pero no a Boston. Lo supieron los Magic cuando los Celtics les dejaron fuera de las que hubieran sido las segundas Finales consecutivas de Orlando, el año pasado en la final de la Conferencia Este (2 – 4); y se mostraron todavía más convencidos de ello este pasado verano, cuando los Celtics reforzaron su frontcourt no con una, sino con las tres incorporaciones de Shaquille O’Neal, Jermaine O’Neal y Semih Erden.

Superman quier estar en el equipo #1. Es una amenaza

Así que Boston Celtics van a estar tan involucrados en el futuro de Dwight Howard como lo pueda estar cualquier posible franquicia pretendiente. No porque sea una amenaza a la hora de llegar a contratar a Howard, sino porque, de encontrase de nuevo los Magic con los C’s en post-temporada y caer los de Florida otra vez, estarán empujando a Superman a dar el salto al vacío definitivo, y sin capa. De producirse esta circunstancia, la marcha de Howard de Orlando sería un hecho. Es por eso que la victoria de Orlando sobre Boston (86 – 78) del Día de Navidad, aunque muy fea, es importante.

Ningún equipo incomoda más a Dwight Howard que los Boston Celtics. También dentro de la pista, donde los verdes mandan defensores en oleadas para neutralizar la fuerza física (y los cada vez mejores movimientos, cortesía de Pat Ewing y Hakeem Olajuwon durante los veranos) de Howard. No es demasiado complicado. Cuando a Shaquille O’Neal le llegan problemas con las faltas, su homónimo Jermaine saldrá a reemplazarle. Y cuando ambos O’Neal ya tengan bastantes, Glen Davis o el turco Erden estarán todavía allí para desgastar a Superman y ya de paso, llevarle a la linea de tiros libres para que trate de mejorar su pésimo porcentaje de acierto (55.6), el peor de su carrera NBA.

Los C’s dejaron en 6 puntos en 34min a Howard por Navidad

Es por tanto crítico para el presente y el futuro del center del All-NBA Team, Dwight Howard, el seguir estudiando cómo afrontar a Boston Celtics. Ahora, (con Arenas, Turkoglu y Richardson, más el añadido de los ya compañeros Nelson, Bass o Redick), DW12 tiene armamento peligroso que le rodea y que amenaza con poder destronar a algún aspirante serio del Eastern. Pero cuando lleguen los Celtics, de nuevo, toda la responsabilidad caerá en sus anchas espaldas. Llegados los playoffs, Kendrick Perkins estará de vuelta a las pistas y se unirá al arsenal que ya posee Boston para presionar a Howard durante todos y cada uno de los 48 minutos del partido.

Desde este punto de vista, debe cuestionarse la decisión de Otis Smith de desprenderse de Marcin Gortat (enviado a los Suns en ese macro-intercambio), pues debilita seriamente no solo la posibilidad de dar descanso a Superman, sino las posibilidades de que Howard no termine los partidos metido en problemas con las faltas. Y Orlando Magic no podrá soportar esa circunstancia, pongamos, en un Game 5 de unas posibles futuras Semifinales de Conferencia.

Howard seguirá siendo abrumadoramente dominante, esté donde esté

No es seguro que Dwight Howard se quede eternamente en Orlando si los Magic consiguen ganar; sí lo es que no estará demasiado tiempo en Florida si no lo consiguen.

Una respuesta a La Kriptonita Llega De Boston

  1. Usted está haciendo un buen trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s