El No-Debate Sobre Blake Griffin

 

El No-Debate surgió de forma espontánea, el pasado miércoles, en los alrededores del Staples Center, en el downtown de Los Angeles. Podemos imaginar que faltarían unas dos horas para que los Clippers recibieran a los Timberwolves, poco menos que 48 horas después de la exhibición de Blake Griffin (47 puntos, 14 rebotes) ante Indiana en el mismo escenario.

Es lícito suponer que los periódicos del martes en L.A., en sus secciones de deportes, iban llenos de elogios y comparativas históricas sobre la inmensa actuación de Griffin ante los Pacers y su potencial por empezar a dejar de ser ya otro jugador realmente bueno, y pasar al nivel que parece más acorde con su rendimiento en su año rookie: una auténtica superestrella de la NBA.

La era de dominio de Blake Griffin en la NBA ya ha comenzado

El corrillo del No-Debate lo formaron de forma natural y entusiasta la Persona A, joven y vigorosa, ataviada precisamente con la camiseta blanca con el #32 de los Clippers. También la Persona B, cercana a los 50, bigote poblado y con el optimismo mucho más moderado que da el tener un asiento para los partidos de los Clippers desde hace más de 15 años. Finalmente la Persona C, que llega directamente de la oficina tras un duro día de trabajo en una importante editorial. Resuena primero la experimentada voz de la Persona B:

– Depende de lo que entendamos por “superestrella”. Si Shawn Kemp fue una superestrella, entonces sí, no hay duda, Griffin está en el camino correcto para tal consideración. Aunque, por supuesto, jugar para un equipo ganador ayudaría, mis Clippers parece que van en la dirección correcta. Pero cuidado, no olvidemos un factor muy significativo: Griffin es un Clipper, y hacedme caso cuando os digo que no conviene usar demasiado las palabras Clipper y “superestrella” en la misma frase…. por lo que pueda pasar. Y además, una cosa más chicos: ¿Puede un jugador entrenado por Vinny Del Negro llegar a ser una superestrella? Mirad el caso de Derrick Rose, que solo ha conseguido dar ese paso más hacia el superestrellato una vez Del Negro salió de los Bulls.

Al coach Del Negro no le queda otra que entenderse con la superestrella

La persona A escucha con atención las palabras sabias que da el haber visto, año tras año, como los Clippers no levantaban cabeza, pero ya no aguanta más y decide intervenir, no falto de la energía, el vigor y la fuerza que da la juventud, además del más auténtico fanatismo adolescente:

– Ummm… ¿Es en serio la pregunta de si Griffin es una superestrella? ¿Visteis los 47 puntos del lunes? Por favor, Griffin lleva 27 doble-dobles consecutivos y está anclado día tras día en el Daily Top 10 de NBA.com o en el SportsCenter de la ESPN! Mirad, muy pocos ya pueden defender a Blake Griffin, así que esperad a que domine la NBA. Esto se trata simplemente de talento y fuerza, y Griffin va sobrado en ambos aspectos. Es demasiado rápido, demasiado atlético y tiene demasiados recursos como para no dominar la Liga durante muchos años. Todo el mundo ha hablado ya del mate en el que se catapultó hacía una altura imposible ayudándose del cuerpo del center de los Knicks, Timofey Mozgov, el pasado 20 de Noviembre… Lo visteis, no? Estabais ahí. Pero, ¿qué me decís de lo que hizo en el mismo partido ante Danilo Gallinari?. Griffin robó el balón, dribló cruzando la pista, le hizo un reverso a Gallo al mismo tiempo que se alzaba hasta límites imposibles. Y todo esto con una enorme autoridad. Griffin no es una moda y es mucho más que un highlight. Griffin es un jugador como ha habido muy pocos en la NBA… ya lo veréis.

Ésta es una buena ilustración del “momento”. Más, en YouTube

Quizá la persona C sea la más educada de las tres y, aunque entiende y, en la mayoría de cosas, está de acuerdo tanto con el punto de vista más contemplativo de la Persona B, como con el brillo en los ojos expresado en palabras de la Persona A, no piensa dejar pasar la oportunidad de dar su punto de vista sobre la pasión que les une por el equipo pequeño (ahora con el jugador más grande) de la ciudad:

– Las acrobacias de altos vuelos y los mates poderosos con la cabeza a la altura del aro dominan los paquetes diarios de highlights, y es por ello que nuestro Blake Griffin es ya ahora uno de los jugadores más populares de la NBA. Pero no son esas las características por las que Griffin pronto florecerá como una de las más grandes estrellas que la NBA haya tenido. Lo será por contribuir al juego de su equipo de la mejor manera que debe hacerlo un power forward. Tiene solo 21 añitos y ya es un excelso reboteador, solo un pequeño peldaño por debajo de nombres cumbre en la NBA en ese aspecto, como Dwight Howard o Kevin Love. Su compromiso y habilidad para controlar el rebote defensivo es algo que no se ve jamás en un rookie. Además, domina el pick & roll también como un veterano y su jumper de media distancia se muestra cada vez más efectivo. Tengo más: no lanza demasiados tiros mal elegidos ni pierde el balón en exceso. Griffin va a ser algo más que el niño mimado de la Liga por el espectáculo que propone, no hay duda de que, además, será una auténtica superestrella.

Puede parecer que está demasiado lejos del aro…

… Pero solo lo parece. Con las dos manos y muy por encima de Love

El No-Debate está en su punto álgido, pues sin darse ellos cuenta, son más de 12 las personas que escuchan lo que en ese corrillo se dice. Hay incluso una Persona D que se añade a la fiesta, aún sin tener entrada para el partido que en breve empezará dentro el pabellón. Amante de las estadísticas, conoce la NBA al detalle y, a pesar de ser aficionada de los todopoderosos Lakers, sabe reconocer en Griffin a un diamante no bruto, sino ya tallado:

– No hay dudas, ha llegado el momento de decir “Sí, Blake Griffin será una legítima superestrella de la Liga, más allá del nivel de los muy buenos jugadores”. Mirad lo que ha pasado últimamente: LeBron James y Shaquille O’Neal se pasaron la noche de Acción de Gracias mandando tweets sobre lo bueno que es, Kobe Bryant ha declarado no hace mucho que sería una “broma de mal gusto” que Griffin no estuviera en el All-Star Game, y Charles Barkley comentó el otro día en la TNT que si Griffin y Love no están en ese partido, él tampoco. Griffin ha promediado 27.5 puntos y 13.9 rebotes en los últimos diez partidos (22.6 y 12.8 en el total de lo que llevamos de temporada); en seis ocasiones ha anotado 30 o más puntos y en dos 40 o más. Combina como nadie el factor highlight con el trabajo duro… y además juega en Los Angeles! Ponedle tan solo un apodo decente, una novia del mundo de Hollywood y ya lo tendréis todo.

6 respuestas a El No-Debate Sobre Blake Griffin

  1. guille41 dice:

    Una bestia el tio. Espero que las lesiones no vuelvan a interrumpir su camino… este de momento va disfrazado de Leyenda

  2. KB # 24 dice:

    The Beast! Ojala vaya al all star, (me froto las manos solo de pensarlo)

  3. mingu dice:

    recordais el debate del años pasado “rudy-griffin” sobre quien merecía ir al concurso de mates?… menos mal que no ha sido este año!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s