Welcome To Sixerville!

 

(O cómo los Sixers han convertido una temporada de reconstrucción en una probable presencia en Playoffs).

Un ataque equilibrado con seis jugadores promediando entre 9.7 y 15.3ppg, una efectiva mezcla de veteranía y juventud, un nuevo y fuerte compromiso en defensa, y un experimentado entrenador lleno de energía. Empieza a parecer que los Philadelphia 76ers tienen todo lo que hay que tener.

Sí, los Sixers han ganado “solo” 26 de sus primeros 54 partidos. Y no, no hay un solo miembro del roster que pueda ser considerado una superestrella. Aún así, este es un equipo que parece haberse unido en el momento preciso, a solo 2 meses del final de la regular season, con los playoffs como objetivo realista para esta misma temporada y algo más que una posibilidad por las temporadas que estén por venir. Que levante la mano quien en Octubre, cuando empezó el training camp, pensara que ahora estaríamos diciendo esto. Ninguna.

Elton Brand, líder de los Sixers en puntos, rebotes y tapones 

Ahora bien, los Sixers están todavía lejos de la perfección. Sus tres centers (el titular, Spencer Hawes, y los suplentes Marreese Speights y Tony Battie) promedian conjuntamente menos de 15 puntos y 12 rebotes por partido. La elección #2 del último Draft, Evan Turner, no acaba de encontrar su propio camino en la Liga y se muestra demasiado inseguro, sobretodo en el tiro. Y su máximo anotador, Elton Brand parece jugar solo con su única rodilla buena, promediando unos míseros (comparados con los registros de los máximos anotadores de otras franquicias) 15.3ppg.

Pero aún con todo esto, los Sixers están haciendo, como mínimo, lo suficiente como para sigilosamente convertirse en relevantes. Si la temporada acabara hoy, estarían en playoffs con la 7ª posición de la Conferencia Este (a tan solo un partido y medio de los nuevos y poderosos Knicks) y se enfrentarían a Miami Heat en primera ronda. Mucho más de lo que nadie podría esperar hace tan solo cuatro meses. O, ¿qué tal esto?: Llevan ganando 7 de sus últimos 10 partidos, incluyendo un sorprendente 77 – 71 ante los casi imbatibles Spurs o una paliza (107 – 87) ante los Wolves. No está nada mal para una franquicia que emprendió un proceso de maquillaje interno cuando acabó la pasada regular season (incluyendo la contratación de un nuevo presidente, Rod Thorn) que debía ser el inicio de una larga fase de reconstrucción.

La reconstrucción debía empezar con Turner. No ha hecho falta

En realidad, los Sixers sí se están reconstruyendo, pero, a diferencia de otras franquicias, lo hacen mientras consiguen ser competitivos. Todo el crédito corresponde a Doug Collins, que dejó el pasado verano la cómoda silla de analista de lujo de la TNT americana, para dar a su pasión por los banquillos una nueva oportunidad. Como quien va al dentista a por una limpieza rutinaria y sale con dos muelas menos, la cara de Collins al inicio de esta temporada demostraba que no estaba siendo nada fácil.

Pero Collins, como Sloan, siempre ha sido de la misma forma. Un entrenador con la merecida reputación de empujar a los jugadores y a sí mismo hasta el borde del precipicio si hace falta para conseguir el máximo rendimiento de todos, incluido él. Y experiencias ha tenido ya algunas y de bastante peso. Debutó como entrenador en Chicago en los primeros días en la NBA de un tal Michael Jordan. Se encontró años después entrenando de nuevo a His Airness en los últimos días de éste en Washington. Y entremedio, dirigió a los Pistons cuando la estrella era Grant Hill y Joe Dumars todavía contribuía.

Nunca es tarde… si el entrenador es bueno

Nuevo equipo, nuevo enfoque. Collins, a diferencia de Sloan, ha aprendido a modificar sus conductas en el banquillo, mostrándose considerablemente más paciente que lo visto en él hasta ahora y asegurándose que, a través del desarrollo de nuevos talentos, todos los miembros de la plantilla entiendan cuál es su rol. El mejor ejemplo es lo que está consiguiendo sacar de Jrue Holiday, hasta esta temporada posiblemente solo conocido por ser el primer jugador nacido en los ’90 que jugaba en la NBA.

Al lado de Holiday, empieza de titular el sophomore Jodie Meeks, que salió de Kentucky tras su primer año como junior diciendo que si no era seleccionado en la primera ronda del Draft de 2009, deba la vuelta y se volvía a la universidad. Meeks fue elegido con el #41 de aquel Draft por Milwaukee Bucks, se quedó en la NBA, y fue enviado en el último momento ahora hace un año a Philadelphia, donde no se esperaba más que fuera el caddy de Evan Turner este año y, en cambio, tomó el papel que le correspondía a la segunda elección de este pasado Draft, siendo, junto quizá con Landry Fields, el absoluto desconocido con más impacto en la NBA esta temporada.

13.7ppg, 6.2apg son los números de Holiday. Siempre titular

Pero esto no es todo. Elton Brand ha renacido después de una carrera llena de graves lesiones, empezando de titular 53 de los hasta ahora 54 partidos del equipo y, lo que es más importante, actuando como el líder que todo equipo joven necesita. Por si fuera poco, se muestra del todo generoso en pista lanzando solo los tiros que tiene abiertos y promediando 8.7rpg, también el mejor registro en este aspecto del roster.

Y todavía no ha salido el nombre de André Iguodala, antaño considerado un sucesor de Jordan más que solo se preocupaba por anotar, y ahora uno de los defensores más agresivos en las líneas de pase de la Liga (cortesía del excelente trabajo de Coach K de este pasado verano con el Team USA en Turquía). Pero para obtener el exitoso producto final, faltan por añadir a la mezcla los nombres del forward Thaddeus Young y del guard Lou Williams, capaces de anotar 25 puntos cualquier día, en cualquier ciudad, contra cualquier rival.

Un nuevo Iggy llegó de Turquía. Espectacular sí, pero más maduro

Sobra decir que con todos estos inputs, la mejora total es obvia. Con todavía mucho camino por recorrer, los Sixers ya tienen a fecha de hoy puesto en los próximos playoffs. Parece que 3 plazas para 4 equipos (New York, Philadelphia, Indiana o Charlotte) es suficiente botín para unos Sixers en franca progresión. El simple hecho que los de Doug Collins estén en esa pelea este año nos muestra lo lejos que están llegando en tan poco tiempo, y nos hace considerar cuánto todavía les queda por mejorar.

5 respuestas a Welcome To Sixerville!

  1. d_wade_3 dice:

    no es x vacilar pero no se si recuerdas k en un post aposte x los sixers en playofs. y estan mejor de lo k yo aposte incluso increible

    • Jejejejeje…
      Todavía no están dentro, les quedan 27 partidos.
      Pero de clasificarse, si tu fueras quien tuviera el blog y yo tu fiel lector, te vacilaría un montón al respecto.😉
      Espero lo mismo de ti con los Sixers allá por mediados de Abril.
      Un saludo crack!

  2. The Virus dice:

    Gran crónica como siempre, da gusto entrar a este blog!

    • Muchas gracias compañeros.
      Últimamente me da por los equipos de media tabla: hoy, los Grizzlies entorno a la duda de qué hacer con Mayo.
      Saludos,
      PD: Ganas de All-Star! (aunque después siempre me sabe a poco…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s