Tan Cerca, Tan Lejos

 

John Kuester fue entrenador asistente en Cleveland. Pasó la mayor parte de su tiempo dibujando diagramas de jugadas para LeBron James y los Cavaliers. Eran tiempos en que la vida era sencilla o, al menos, más sencilla. Tom Thibodeau fue entrenador asistente en Boston. Tuvo el crédito de ser la principal cabeza pensante detrás del éxito defensivo que llevó a los Celtics al anillo de 2008. Por aquel entonces, Kuester y Thibodeau, eran considerados ya como entrenadores en potencia, assistants que merecían llevar ellos solos a su propio equipo.

Pero hoy las cosas son diferentes. Ambos entrenan a sus propios equipos en franquicias del Midwestern, sí. Al mando de organizaciones de la División Central con toneladas de tradición tras ellas. Kuester en su segunda temporada en Detroit, Thibodeau en su primera en Chicago. Dos entrenadores con un recorrido técnico meteórico similar, pero con una realidad bien distinta.

Kuester pasa por ser uno de los entrenadores con un trato más agradable. Un hombre educado e inteligente que siempre ha contado con el favor de los medios. Thibodeau es considerablemente más cerrado. Como ocurre con Kuester, vive por y para el baloncesto, pero a diferencia de él, el coach de los Bulls seguramente preferiría comer solo en una esquina oscura de un restaurante, a compartir mesa con desconocidos.

Motivos contínuos de desesperación para Kuester. Y lo que vendrá

La realidad de sus equipos también les separa. Los Pistons de Kuester son los más cercano a un desastre, mientras que los Bulls de Thibodeau han sobrepasado ya las expectativas más optimistas. Unos, 22 – 40, penúltimos de su División. Otros, 41 – 17, líderes sólidos de la misma.

John Kuester no consigue sacarse los problemas de encima. Los que le generan los medios locales, los fans de la Motown y hasta algunos de sus propios jugadores. Especialmente destacable es el caso del otrora jugador-referencia de los Pistons, Rip Hamilton, cuya relación con el entrenador le ha supuesto el banquillo primero y, supuestamente, la organización de una rebelión a bordo (que salpicó a 7 jugadores del roster de Detroit) en forma de incomparecencia a un entrenamiento de la semana pasada, después. También se ha informado que Hamilton insultó gravemente a Kuester durante una sesión práctica a principios de año, por lo que no es por casualidad que el jugador, hasta ayer mismo, solo hubiera jugado un partido desde el 10 de Enero.

Pero luego está el caso de Tom Thibodeau. Se dice que su relación con su jugador-franquicia, Derrick Rose, es más fuerte y sólida a cada día que pasa. Y el resto de compañeros le respetan sin excepción. Los Bulls comparten el balón y muestran cohesión en ataque, al tiempo que bajan el cuerpo y se sacrifican en defensa. De hecho, son uno de los pocos equipos que pueden decir que ya han ganado a los dos finalistas del año pasado, al menos una vez.

Thibodeau, en comunión con todos los miembros de su plantilla

¿Porqué entonces Kuester padece y Thibodeau florece? ¿Porqué parece que el cambio de entrenador en Detroit es cada día más inminente, mientras los Bulls parece que han encontrado el hombre que guíe el timón de la franquicia hacia próximos grandes objetivos en relativamente poco tiempo?. Seguramente, el talento del roster y unas buenas dosis de suerte en algunas decisiones jueguen su importante papel en la respuesta a este tipo de preguntas.

Aún así, contratar a un entrenador que debuta como tal en la NBA siempre es un tiro al aire. No existe una fórmula mágica o un método científicamente probado que resulte infalible en cuanto a rendimiento y éxito deportivo. Quizá tan solo se trate de estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Y con la filosofía correcta o, sobretodo, la personalidad óptima para la plantilla. Sin duda, Kuester y Thibodeau, pueden dar buena cuenta de ello.

2 respuestas a Tan Cerca, Tan Lejos

  1. Cap i pota i magalló dice:

    Me gusta que se apueste por entrenadores nuevos en la NBA que atesoran una dilatada experiencia como asistentes o segundos entrenadores.

    Tom Thibodeau tiene una historia paralela a Xavi Pascual (salvo en la edad). Los 2 fueron asistentes durante largo tiempo, los 2 apuestan por multitud y variados sistemas defensivos y los 2 apuestan por un baloncesto atractivo.

    No te acostarás sin saber un wherenbahappens más!

    • Ya le gustaría a Thibodeau tener el éxito que hasta el momento ha tenido Pascual.
      Pero la verdad és que la elección de los Bulls fue arriesgada en su día. Chapeau por ellos.
      Pronto no te acostarás sin saber un nbamaniacs más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s