+/- Helados

30/07/2010

 

Abramos la ventana y que corra un poco el aire ahora que el verano aprieta; salgamos de la actualidad del día a día de la NBA.

En casa siempre he oído que la estadística no sirve para nada (“está para romperse”, suelen decir los deportistas que tiran siempre de tópicos) porque si tú te comes un helado y yo no, la estadística dice que los dos nos hemos comido medio helado… y eso no es cierto. Donde seguro no ha llegado esta simple observación es a Estados Unidos, donde las estadísticas deportivas son una religión con millones de devotos dispuestos a darle siempre una vuelta de tuerca más a la hora de obtenerlas, analizarlas y publicarlas. Si echamos un vistazo a cualquier boxscore de un partido NBA, nos encontraremos con una columna denominada +/- (plus/minus) que a menudo algunos analistas suelen usar como base sólida de alguna de sus argumentaciones.

Boxscore del último All-Star Game celebrado el pasado mes de Febrero en Dallas. La columna +/- aparece en sexto lugar

Primero, una explicación: la estadística +/- mide el total de puntos que un equipo anota y deja anotar durante el tiempo en que un jugador concreto está en la pista. Los Knicks de la temporada 2009-10, por ejemplo (sí, publicidad gratuita), anotaron 6.394 puntos mientras David Lee estaba en pista y les anotaron 6.651 en ese mismo periodo, dando a Lee un terrible +/- de –257.

Base sólida? Es obvio que en este caso se comete una injusticia con el nuevo jugador de los Warriors. Cualquier jugador que, como Lee, juegue la mayoría de los minutos en una franquicia que termina la regular season con un balance de 29 – 53 acabará con un +/- muy negativo. Así que algunos fervientes seguidores de la religión de la estadística en Estados Unidos (cuyos predicadores son principalmente la gente de BasketballValue.com), críticos con la situación que el +/- daba hasta ahora, han dado con, según ellos, los ajustes necesarios para igualar este ratio según cada jugador y cada equipo. Los resultados, sin embargo son algo extraños:

Es bueno un nuevo sistema de +/- en el que Chauncey Billups se encuentra entre los peores jugadores de Denver Nuggets? O uno que señala a Lamar Odom como uno de los cinco mejores jugadores de la Liga? En BasketballValue.com defienden como es normal sus ajustes y dicen que será más y más exacto con el devenir de una o dos temporadas más. De hecho su punto de auto-convencimiento se basa en que, según sus ajustes del +/-, los cuatro mejores jugadores de la pasada temporada fueron Dwight Howard, LeBron James, Kevin Durant y Dwayne Wade. Esto podría tener sentido…pero, cómo es que el propio Durant tenía la temporada anterior uno de los peores +/- (ya ajustado) y ahora uno de los mejores? Significa este “sube y baja” que los resultados estadísticos eran inexactos o es que su defensa ha mejorado enormemente de un año a otro?

Hey Chauncey, a tí qué te parece la estadística +/- ??

No me convence, pues existen más ejemplos interesantes en esta misma web de +/- ajustados que no son precisamente justos:

a)       Tyreke Evans de los Kings, el último y merecido Rookie del Año, es, según BasketballValue.com y 82games.com, el peor jugador de Sacramento medido por el +/-.

b)       Si Chris Andersen es el sexto mejor jugador de la NBA según el ranking de +/- y solo cobra de Denver 4 millones de $ por temporada hasta 2014, se trata entonces de una de las mejores gangas de la Liga?

c)       Y que significa exactamente que Pau Gasol, el indudable segundo mejor jugador de los bicampeones Lakers, esté por detrás de Kobe Bryant, Ron Artest, Derek Fisher, Lamar Odom y Andrew Bynum en el ranking de +/- de la franquicia angelina?

d)       Jeff Green, seleccionado por la USA Basketball como uno de los miembros de la selección norteamericana para el Mundial de Turquía y pieza clave de los jóvenes Thunder, es el peor jugador de Oklahoma según el +/- y uno de los peores de la Liga.

e)       Y Luis Scola? Opinarán los Houston Rockets que vale exactamente lo mismo que han pagado por su renovación con la franquicia tejana después de saber que es el que peor valoración tiene del equipo en el +/- de la temporada pasada?

Hay muchos más ejemplos de que esta estadística no casa con lo que ven nuestros ojos… o ingiere nuestro estómago, porque por mucho que diga la estadística, tu te has comido un helado y yo ninguno.


Team USA 1st Cuts: Errores

29/07/2010

 

… Así lo llaman los americanos. Son los cuatro primeros jugadores descartados de la selección inicial de diecinueve para participar en el Mundial de Baloncesto que empieza en Turquía a finales de Agosto. No pasan definitivamente el corte O.J. Mayo, Tyreke Evans, Gerald Wallace y JaVale McGee. Sin sorpresas respecto a lo comentado en el post “Debe Abandonar La Casa…” de tan solo hace dos días. Sin sorpresas pero sí con observaciones:

No se entiende por un lado que corten ya a Mayo cuando tanto por parte de Jerry Colangelo (presidente de la USA Basketball) como de Mike Krzyzewski (su entrenador) se nos lleva semanas vendiendo que, a falta de figuras de primer nivel (Durant a parte), la versatilidad sería el input que mandaría en el roster final de 12 jugadores. Que yo sepa Mayo puede jugar de uno, de dos y hasta de tres. Más después de demostrar en los partidos del MiniCamp de Las Vegas de los últimos diez días que está bastante más motivado que, pongamos por ejemplo, su compañero Rudy Gay o hasta que Derrick Rose. Además, si es por todos conocido que Eric Gordon (de todos los inicialmente seleccionados, el peor) no acabará pasando el corte final (antes del 26 de Agosto, la USA Basketball deberá decir qué tres jugadores más de los quince que quedan no llegan a Turquía) aunque la excusa sea el overbooking que hay en el puesto de base/escolta, porqué no cortarlo ya y dejar a Mayo con la opción de seguir progresando?

Rose & Mayo: Por nombre, no por rendimiento, se queda el primero

Hablando de versatilidad, no es Gerald Wallace (con permiso de Lamar Odom y, de nuevo, Kevin Durant) el hombre más versátil de los 19 inicialmente seleccionados? De los power forwards o centers de los que hablamos, no es el que mejor defiende? Cuando Jeff Green y Danny Granger (junto con Eric Gordon) sean cortados justo antes del Mundial, cómo lo haremos para poner un cuatro de garantías en pista cuando Odom descanse? No sería una sorpresa ver en Mike Krzyzewski inventos del tipo Kevin Durant o hasta Rudy Gay de posibles cuatros durante muchos minutos en Turquía… pero, es eso lo óptimo? De acuerdo que en Beijing’08 LeBron y Melo jugaron bastante en esa posición hasta cuando Bosh (y no Howard) estaba en pista. Pero cuidado porque ni Howard es López, ni Bosh es Chandler ni, por supuesto, James o Anthony son Odom o Gay. Si la calidad de la plantilla es manifiestamente inferior en 2010 respecto a 2008, cómo prescindir tan rápido de un especialista en versatilidad (polivalencia) como Gerald Wallace?

Prescindir de la capacidad intimidadora de Wallace… jamás

Pero quizá ni éstas sean la peor noticia para el equipo norteamericano respecto los cuatro descartados. Aunque el único motivo para cortarle fuera que fue el último en llegar, dejar fuera a JaVale McGee es el mayor error que la selección de Estados Unidos ha cometido (por el momento) este verano. De acuerdo que llegó tras las bajas de Amar’e Stoudemire, Robin López y David Lee, pero dado el exceso de talento que tiene el nuevo roster de 15 integrantes por fuera, y su consiguiente falta de jugadores interiores, no queda con la marcha de JaVale ningún jugador de sus características en el equipo: versatilidad (de nuevo), altura y capacidad de asumir sin problemas el rol de 12º jugador con entre 5 y 6 minutos por partido en pista a buen rendimiento. Prescindir de un chico tan grande cuando tu juego interior tiene ya más oscuros que claros resulta inexplicable. Más teniendo en cuenta que su presencia podía ser vista también como una póliza de seguros ante los posibles problemas de los únicos “centers” que quedan disponibles: Tyson Chandler (que se ha perdido 68 partidos en las dos últimas regular seasons debido a las lesiones) y Brook López (que sigue renqueante y seguro que no llega al 100% a la cita mundialista). Demasiado riesgo.

Entrenador y presidente de la USA Basketball, empezamos mal

Dicen los propios americanos estos días ante la prensa que España es el equipo a batir en este Mundial. Sea porque lo piensan de verdad con razonamientos técnicos y tácticos de peso, sea porque todavía sienten el sudor frío en sus frentes por lo que casi ocurre en la final olímpica de Beijing’08, si todas las decisiones que de aquí a que empiece el Mundial toma la USA Basketball siguen esta linea de inconexión, serán ellos mismos los que permitirán a España pasar del favoritismo previo a levantar, de nuevo, la copa de campeones. El 22 de Agosto, en Madrid, tendremos una pista decisiva.


Amistades Peligrosas

28/07/2010

 

Chris Paul lleva dos derrotas consecutivas. Primero perdió el trono que tenía como indiscutible mejor base de la NBA en favor de Deron Williams (Steve Nash y Rajon Rondo, sin querer ofender). Ahora ha perdido la cabeza.

El que fuera además de superestrella de la Liga, ejemplo de valores personales y ayuda a la Comunidad anda confundido, o le están confundiendo. Hagamos una pequeña cronología de sus últimas semanas: Viéndose relegado a un segundo plano informativo desde la vuelta de la selección norteamericana de los Juegos Olímpicos de Beijing’08, hace unos días se planta en la boda de Carmelo Anthony en New York y suelta que el novio, Amar’e Stoudemire y él mismo deben ser el nuevo trío que contraste fuerzas con el ya formado en Miami. Tras la resaca, filtra a la prensa que quiere que New Orleans le traspase ahora mismo (termina contrato en 2012) e incluso deja constancia de una posible lista de franquicias preferidas llegado el caso de que los Hornets aceptaran negociar (por este orden: Knicks, Magic, Mavs y Blazers). Tras el revuelo mediático premeditadamente buscado, declara que está contento en Louisiana a la vez que acepta sentarse en una mesa con los (nuevos) responsables de la franquicia de New Orleans para hablar de futuro (subirse el contrato, hablando en plata).

Cuál es el siguiente acto de esta comedia barata, Chris? Cuales son tus intenciones reales? Hace decir que sí, y después que no. Ahora me voy, pero ahora me lo pienso y creo que me quedo. No digo públicamente que quiero que me traspasen (lo dicen otros por mí), pero tampoco digo lo contrario. Juegos malabares que auguran un mal final.

Y eso que Paul llegó a la NBA con mucha de la pureza personal y el compromiso con la franquicia que sí ha demostrado Kevin Durant con los Thunder, o la de Tim Duncan con los Spurs. Nada de eso sirve ya.

El problema de fondo radica en la profunda amistad que se profesan Chris Paul y LeBron James (“Mucha suerte, hermano, haz lo que sea mejor para ti y tu familia” escribió The King en su Twitter hace unos días en referencia a la situación de CP3). Por la influencia de la nueva estrella de los Heat, Paul cambio de agentes, de personas de confianza, y contrató a los de LeBron. Si por alguna razón alguna vez un tal Maverick Carter o un tal William Wesley os ofrecen sus servicios de asesoramiento, pensad que os van a sacar los ojos y arruinaran vuestro nombre para siempre jamás, si pueden; y si no pueden, lo seguirán intentando.

Con amigos así, para qué quieres enemigos?

Este par de “tiburones blancos”, sedientos incasablemente de sangre en forma de billetes de mil dólares, no tienen escrúpulos. Ni prejuicios, ni corazón. Están usando a Paul como una pura mercancía para elevar su influencia en los negocios de representación de jugadores profesionales, únicamente para demostrar de nuevo como, si quieren, pueden hacer mover a un jugador (incluso con contrato en vigor) fuera de la ciudad que le adora. Para dudas, un paseo por la ciudad de Cleveland y una charla con los aficionados de los Cavs resulta imprescindible para entender de lo que estamos hablando. El objetivo es claro: que las franquicias les teman más todavía y eso les lleve a más facilidades y menos contratiempos cuando llegue la hora de sentarse y empezar a negociar. Sembrar (el pánico) hoy y recoger mañana.

Lo que ni se plantean ni les importa (quizá porque su limitada mente no lo llegue nunca a entender) es el hecho que Paul ha construido una relación preciosa y única con la ciudad de New Orleans. Ha invertido mucho dinero en ella, colaborado infinidad de veces en iniciativas sociales varias y ha sido el mejor embajador de la misma tras la tragedia del huracán Katrina en 2005. Qué más da! La pandilla que lleva a James no ve esos vínculos como un posible problema o impedimento, al contrario, no son más que el motivo para sacar más dinero de él, bien sea quedándose (y firmando una ampliación del contrato fuera de los estándares que el juego de Paul en pista se merece estos dos últimos años de lesiones y bajo rendimiento) o bien sea traspasándolo (y poniendo en valor, entonces sí, lo mucho de lo que hipotéticamente se desprendería Paul). Sinvergüenzas.


Movimientos Calculados, Objetivo Único

28/07/2010

 

Las olas que llegan a la costa pacífica de Los Angeles no tienen la misma fuerza que las que llegaron hace 20 días a la costa atlántica de Miami. De eso no hay duda. Pero es que tampoco hace falta. Los Lakers, sin el estruendo provocado en South Beach por la llegada del Bigger Three, también han fortalecido su roster esta post-temporada en busca del three-peat a mediados de Junio de 2011.

Para un GM, siempre es mejor complementar a un equipo ya campeón que intentar construir una nueva dinastía y, a diferencia de Pat Riley, Mitch Kupchak no ha sufrido la presión de tener que alterar el núcleo del equipo californiano. Por el contrario, ha podido buscar a veteranos de calidad que le aseguren algunos aspectos concretos del juego que se consideran mejorables. Es a lo que en la Revolución Industrial le llamaron “especialización del trabajo” y que en nuestros días sigue bien vigente. Así hay que entender las incorporaciones de Steve Blake, Theo Ratliff y la última y más destacada: Matt Barnes.

Kupchak presenta a Barnes como nuevo laker, ayer en L.A.

Con ADN californiano (nacido en Sacramento, producto de UCLA y, desde ayer, jugador de los cuatro equipos NBA del estado), la mejor noticia del fichage de Barnes es que ya llega comprometido. Tras sus dos últimas buenas temporadas en Phoenix y Orlando (9.5ppg, 5.5rpg, 2.3apg), Barnes podía tranquilamente haber aspirado a un contrato largo con alguna franquicia con suficiente espacio salarial como para pagarle lo que pidiera (léase, Toronto). No lo hizo. Prefirió firmar por solo dos años y 3,7 millones de $ con los Lakers, por la expresa voluntad de tener la oportunidad de conseguir el anillo. La docena de mensajes de texto con los que Kobe Bryant ha quemado el móvil de Barnes estos últimos días deben haber tenido su peso también.

#9 > Un excelente defensor y versátil atacante llega al Staples

Así pues, las mismas motivaciones que hicieron llegar a Ron Artest a Los Angeles hace ahora un año, hacen llegar ahora a Matt Barnes. Y a la vista está que los resultados fueron y se espera que sean óptimos. Porque además, Artest y Barnes son muy parecidos: juntos, formarán la línea defensiva de perímetro más agresiva de toda la Liga pongamos que para frenar (sacar de quicio, incluido) a Wade y James, así como para permitir a Kobe un desgaste defensivo menor en pro de su lucidez ofensiva. Son además Artest y Barnes dos jugadores tremendamente versátiles con un porcentaje de tiros de tres lo suficientemente aceptable como para ser amenaza de las defensas rivales.

Y también como Ron Artest, Matt Barnes ha venido destacando por ser uno de los pocos jugadores que se atreve con Kobe Bryant en el duro arte del trashtalking y la provocación continua en pista. Y a Kobe (que ya intentó convencer a Raja Bell, otro que siempre le ha buscado las cosquillas, para que se uniera al proyecto laker sin éxito) no le gusta hacer amigos mientras juega, por lo que adora a jugadores que, como Ron-Ron o Matt, compiten con él en el sentido más amplio del verbo. Aquí un video del enfrentamiento entre Barnes y Bryant de la temporada pasada:

Así, tras la renovación de Derek Fisher (líder del vestuario) y las incorporaciones de Steve Blake (que sustituye en cuanto a rol a Jordan Farmar, pero es mejor jugador), Matt Barnes y Theo Ratliff (en lugar de Josh Powell, pero con mucha más experiencia y garantías de dar minutos de descanso de calidad a Andrew Bynum), solo queda pendiente el asunto de Shannon Brown. Kupchak se muestra optimista sobre la continuidad del atlético escolta, a pesar de que éste optara por declararse agente libre aún quedándole un año de contrato.

Son todos movimientos estudiados, muy pensados y muy concretos. No se trata de construir algo nuevo y espectacular, algo con lo que romper moldes y acaparar la atención de los mass media norteamericanos. Los Angeles no es Miami. Son simplemente operaciones complementarias, destinadas a fortalecer un roster ya ganador. Solo hay un objetivo y eso facilita las cosas: el three-peat. Sería el tercer anillo de Pau, sexto de Kobe y Fisher (tantos como MJ) y decimosegundo de Phil Jackson. Alguien da más?


Debe Abandonar La Casa…

27/07/2010

 

De los 19 jugadores que han realizado el Minicamp de Las Vegas estos últimos días, habrá 4 que serán descartados inmediatamente. Deberían haberse conocido los nombres de los que no pasan el primer corte ayer, pero tras los partidos de este pasado fin de semana en el Thomas & Mack Center, parece que serias dudas han aparecido en Jerry Colangelo y Mike Krzyzewski al respecto. De forma educada y respetuosa, aquí va una ayuda para la USA Basketball: Mi lista de 6 nominados a una de esas 4 malditas plazas:

G Tyreke Evans: si existe alguna posición en la pista en la que los americanos tienen un serio overbooking es en la de base/escolta. Evans, Rose, Billups, Rondo, Westbrook y Curry. Respecto al primero, su ausencia en los entrenamientos del pasado jueves  y viernes, así como su pública lucha contra su tobillo lesionado en el partido del sábado le ponen en el disparadero facilitando la decisión sobre a cuál de los arriba mencionados descartar. Es el candidato #1 a no pasar el corte. El rookie del año. Este es el nivel.

F Danny Granger: Entre el jugador franquicia de los Indiana Pacers y el (hasta ahora) de los Philadelphia 76ers (André Iguodala), ha estado, desde un buen principio, una lucha cuerpo a cuerpo por un sitio en el roster final. Dos aleros distintos en sus características de juego, pero casi calcados en cuanto a la posible aportación que los técnicos de la selección de Estados Unidos han diseñado para ellos. Sobra uno. Parecía que Granger se ponía las pilas el viernes, pero en el partido del sábado tenía que haber destacado. No lo hizo y sí Iguodala. No se hable más.

Danny Granger, hasta aquí tus opciones de Mundial

G Eric Gordon: Son muchas y muy valiosas las cosas que aprendieron los americanos del éxito del roster de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Beijing ahora hace dos años. Había superestrellas, pero no todos lo eran. Michael Redd jugaba el papel de puro tirador. Al final de la rotación, sí, pero con minutos en todos los partidos mientras mantuviese su muñeca caliente. En este papel también diseñado para este Campeonato del Mundo, Curry ha impresionado al staff mucho más que Gordon. Puede que tras su esfuerzo por convencer a los técnicos durante el partido del sábado (4 de 7 en triples) se encuentre el motivo del retraso de la publicación de los 4 jugadores que no viajan a New York. Pero la lógica debe imponerse y aún así, Stephen Curry es ya mucho mejor jugador que el base de los Clippers. O eso, o me doy de baja de la Liga.

G O.J. Mayo: Qué hacemos con O.J? Deben estar pensando en algún lujoso hotel de Las Vegas ahora mismo tanto Mike Krzyzewski como Mike D’Antoni. Sucede un caso similar al de Eric Gordon en el sentido que el viernes tenía los dos pies fuera de la selección de 15 jugadores que pasan el primer corte tras haber hecho poquito en pro de destacar entre el grupo. De hecho, y a pesar de su versatilidad posicional por fuera, es un pelín demasiado bajo para tener opciones de desarrollar su juego allí donde más se le necesita (small forward). Pero tiene carácter y eso cuenta. Como demuestran sus 18 puntos (3 de 6 en triples) y 7 rebotes del partido del sábado. Demasiado tarde? Quizá todavía a tiempo.

El muy buen partido de O.J. el sábado cambia las cosas

C JaVale McGee: Es el único de los 19 inicialmente seleccionados con un asterisco tras su nombre como merecedor de una plaza en el Minicamp de Las Vegas pero no como miembro del equipo nacional. Pero existe una parte mala en el hecho de cortarle: no hay ningún otro jugador de sus características (un 2’10 joven, atlético, rápido y versátil). La larga recuperación de la mononucleosis que padece Brook López le hace peligroso de descartar pero lo razonable sería acabar haciéndolo. En realidad, no tiene el nivel final requerido.

F Jeff Green: El tener pocos jugadores grandes entre los 19 inicialmente seleccionados y el hecho de ser uno de los tres power forwards que quedan juega a su favor. Pero Lamar Odom tiene más experiencia (es el único jugador que ha disputado un campeonato internacional con Estados Unidos) y Kevin Love ha demostrado, hasta el momento, ser mejor jugador en Las Vegas. No descarto que pudiera acabar viajando al siguiente campus de New York junto con los otros 14 que pasen el primer corte si y solo si Mike Krzyzewski desata su furia por el lamentable partido de Gerald Wallace el pasado sábado. 12 minutos de juego sin rebotes, sin bloqueos, sin robos y con 0 de 4 en triples. El forward de los Bobcats pareció querer auto-descartarse a pesar que su tamaño y tenacidad defensiva le daban el pase. Si eso (que sería una sorpresa) acabara sucediendo, Green pasaría al siguiente nivel.

Green ensaya los tiros libres en un entrenamiento la semana pasada

La idea de la USA Basketball es apurar hasta la fecha límite (26 de Agosto) con los 15 jugadores que pasen este primer corte, pues visto lo visto con Amar’e Stoudemire, David Lee o Robin López, se quieren cubrir las espaldas ante alguna nueva no deseada baja. Eso incluye el partido contra España en Madrid programado para el 22 de Agosto.

Durant (el único que a fecha de hoy cuenta también para el roster final de los Juegos Olímpicos de Londres’12), Billups, Chandler, Odom, Love, Gay, Westbrook, Rondo, Rose, López, Iguodala y Curry… no estáis nominados.


Paro No Deseado

26/07/2010

 

Fans de la NBA de todo el mundo: Nos estamos dando realmente cuenta que estamos a punto de entrar en un nueva era?

No, no se trata del inicio de la era del súper equipo que forman LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh en Miami. Se trata de la posible era de La-Liga-Sin-Shaq. Algo que no sucede desde 1992 cuando, con 20 años, llegó a los Orlando Magic con el #1 del Draft procedente de la LSU. Uno se siente extraño solo de planteárselo.

O’Neal & Hardaway revolucionaron la Liga en los ’90. Faltó un anillo

Y aunque sabíamos que algún día llegaría este día, nadie creía que podía ser ya en la próxima temporada. El traspaso de Josh Powell a los Hawks puede que cierre definitivamente las puertas de la NBA a Shaquille O’Neal tras 18 temporadas en la Liga, pues Atlanta era la única franquicia que tenía un interés real en The Diesel.

33.503 puntos y 15.429 rebotes después (regular season + playoffs), cuesta imaginar qué será de la NBA sin uno de sus tótems. Pero después de tan solo anotar poco más de 600 puntos en su última temporada en Cleveland, tampoco sería una sorpresa. De hecho, honestamente, la única habilidad que conserva Shaq es el hecho de ser enorme, y aunque a eso no le supera nadie, no tiene mucho más que ofrecer: algunos puntos desde el poste bajo, eso sí, pero eso a menudo viene acompañado de un porcentaje de tiros libres demasiado pobre (52.7 en toda su carrera, 49.6 en su última campaña). La defensa no entra en consideración, pues Shaquille a sus 38 años, ya no tiene de eso.

Fuera de forma: The Diesel en esta última regular season

Dicho esto, todavía hay alguna esperanza de que alguien muerda el anzuelo de O’Neal (Boston Celtics?) y éste pueda estar una última temporada más en activo. Evidentemente, el jugador debe aceptar salir desde el banquillo, pero incluso así se le puede sacar algún provecho pues la mayoría de centers suplentes de la Liga no son tan buenos como lo es Shaq. Además, The Diesel es siempre rentable desde el punto de vista del marketing: a O’Neal todo el mundo le conoce y a mucha gente todavía le gusta su simpatía y buen humor, aunque solo sea para salir en un par de shows en televisión.

Por supuesto, si nada de esto fructifica, y O’Neal se queda sin empleo, se irá uno de los jugadores con más éxito de todos los que han pasado por la NBA y sin duda futuro Hall Of Famer: es actualmente el séptimo máximo anotador de la historia de la Liga, tiene 4 anillos, un MVP y ha sido All-Star en 15 ocasiones. Una carrera considerablemente buena, aunque viendo su tamaño y sus portentoso y atlético cuerpo (exceptuando sus tres últimos años) quizá podría haber sido incluso mejor.

La salida de Los Angeles Lakers tras 8 temporadas fue dura, pero el anillo de 2006 con Miami Heat lo compensó todo

Ojalá alguna franquicia crea que la mayoría de comentarios valorativos de este post son equivocados, y confíe en lo que Shaquille O’Neal pueda todavía aportarle. Ojalá el inicio de la era de La-Liga-Sin-Shaq pueda esperar.


La Nueva Cara De Un País

23/07/2010

 

El entrenador de la selección norteamericana de baloncesto, Mike Krzyzewski, dice de él que es el único jugador con el puesto garantizado para formar parte de los 12 elegidos finales que formarán parte del roster de Estados Unidos de cara al Mundial de Turquía de este verano. El presidente de la USA Basketball, Jerry Colangelo, comenta que él será la cara del equipo americano durante todo este verano… Kevin Durant no dice nada de todo eso.

Solo soy uno de los jugadores que va a intentar ayudar a traer el oro de vuelta a los Estados Unidos. Es un sueño que tengo desde que soy pequeño”. Un sueño desde luego, pues es difícil que recuerde la última vez que la selección norteamericana se llevó el oro en un Mundial. Fue en 1994 en Canada y Durant tenía solo 5 años.

Durant, centro de atención informativo constante en Las Vegas

Confirmadas las bajas de Amar’e Stoudemire, Robin López y David Lee de la selección inicial, solo Lamar Odom cuenta con alguna experiencia de representación nacional en algún evento mundial. Fue en las Olimpiadas de Atenas en 2004, donde Estado Unidos se llevó la medalla de bronce. No se podría decir lo mismo si el staff de la USA Basketball hubiera decidido llevarse a Kevin Durant a los Juegos Olímpicos de Beijing, cuatro años más tarde. Se cayó de la lista de 12 definitiva a última hora, cuando su nombre, el de Tyson Chandler (también en esta selección previa de 2010) y Tayshaun Prince (entonces el finalmente elegido) se jugaban la última plaza del Redeem Team. Kevin Durant, que con este lleva cuatro veranos consecutivos trabajando en el Summer Camp de Las Vegas para la selección estadounidense, tuvo que ver como sus compañeros se llevaban el oro de Beijing por televisión. Inmediatamente después de aquello, los medios ya apuntaban a que Durant sería uno de los mejores jugadores de la Liga y el jugador sobre el que construir a su alrededor el próximo equipo nacional.

Kevin Durant (21 años) es el chico que se acaba de convertir en el jugador más joven de la historia de la NBA en comandar la lista de máximos anotadores en regular season (30.1ppg). También es el que anotó 25 o más puntos en 29 partidos consecutivos, algo que ningún jugador en activo de la Liga puede ni tan solo soñar. También es Kevin Durant el protagonista de la memorable actuación en la pasada primera ronda de los últimos playoffs, en la que hizo retumbar el vestuario de Phil Jackson, vibrar a toda una ciudad como Oklahoma City y estuvo a punto de forzar el Game 7 a los dos veces consecutivas campeones Los Angeles Lakers… y mientras LeBron James se reunía con seis franquicias NBA para ver quien era el mejor postor, mantenía en vilo a todo un país y anunciaba su decisión a través de un programa especial en la ESPN, Kevin Durant hacía saber que había renovado con los Thunder vía un pequeño mensaje en Twitter. Ese también es Kevin Durant.

Sobre KD brilla la luz que guía el camino de USA en el próximo Mundial

KD es sin duda el único pilar fiable de esta selección norteamericana pero hasta ahora no puede poner demasiada experiencia internacional sobre la mesa. El pasaporte de Durant solo tiene tres sellos: uno de Canada, otro de un viaje a Paris que hizo a los 16 años para participar en el Nike All-Star Game, y el tercero, el pasado verano, de un viaje a China para promocionar las zapatillas que llevan su nombre. Así que si se le preguntara por el ambiente más hostil en el que ha jugado, seguramente debería hacer referencia a alguno de su época de college en Texas. Y es que mientras en Tokio (2006) y Beijing (2008) los americanos eran continuamente recibidos entre aplausos e idolatración, todo lo contrario sucederá este verano en Turquía. Ese será otro importante desafío de los estadounidenses, con Durant a la cabeza.

Además este año, en vez de disponer la USA Basketball de una plantilla con demasiadas superestrellas como para ponerlas a todas en el quinteto titular como en 2008 (donde Dwayne Wade era el sexto hombre), los americanos solo podrán contar con un jugador al que se le pueda poner ese apelativo. Es el gran reto de Kevin Durant: volver a casa el 12 de Septiembre con la medalla de oro colgando de su cuello. Todo un país pendiente. Salvo nueva calamidad, así será.


A %d blogueros les gusta esto: